Comida típica de Cantabria

Para quienes quieran conocer la comida típica de Cantabria y su variada gastronomía,  te mostramos los platos más típicos de Cantabria, todos ellos elaborados con los productos  típicos de esta hermosa tierra. Sus recetas se basan en los pescados y mariscos de su costa, en las truchas y salmones extraídos de sus ríos, en su excelente carne procedente del ganado que pastura por zonas tan privilegiadas como los Valles Pasiegos o los Picos de Europa, y en las verduras y hortalizas procedentes de sus fértiles huertas. Se trata en general de platos fuertes, que contienen un gran aporte calórico y proteínico, destinados en su origen a combatir los duros inviernos de esta comunidad.

También cabe resaltar de Cantabria su repostería, entre la que se encuentran dulces exquisitos, elaborados con productos frescos y naturales.

Platos típicos de Cantabria

Anchoas de Santoña

Santoña es un municipio marinero de Cantabria, situado en un entorno espectacular y rodeado de rincones de una gran belleza. Sin embargo, cuando nos hablan de Santoña, lo primero que se nos viene a la cabeza la mayoría de las veces son sus prestigiosas anchoas, con fama más allá de nuestras fronteras.

Como sabemos, la anchoa es el resultado de conservar en salazón el pescado conocido como bocarte, al cual, si la conserva es en vinagre, le damos el nombre de boquerón.

anchoas cantabria

El proceso que se sigue para conseguir estas excelentes anchoas empieza con la llegada del bocarte a la fábrica conservera, donde se lavan y se les quitan la cabeza y las vísceras. Seguidamente se las coloca en grandes recipientes formando capas cubiertas con sal, donde permanecen por lo menos durante seis meses. Pasado este tiempo se filatean y se envasan cubiertas de aceite de oliva virgen.

Se trata de un producto tan exquisito que lo mejor es comerlas solas, sin añadirles ningún otro ingrediente.

Rabas

Las rabas constituyen otra de las comidas que se consumen mucho en Cantabria, aunque en este caso suelen consumirse preferentemente como aperitivo o en el tapeo. A pesar de ser un plato tan sencillo, son muchas las maneras de cocinarlas, y cada cual las hace más o menos a su manera y con su propio estilo.

rabas

Básicamente, sin embargo, la receta consiste en poner las rabas, previamente lavadas y cortadas en tiras, unas dos o tres horas a remojo en leche. Se echa en un bol harina, agua, aceite y sal, y se mezcla formando una masa sin grumos. Seguidamente se pasan las rabas por la masa y se fríen en abundante aceite caliente. Se dejan un par de minutos en papel absorbente para quitar el exceso de grasa y ya se pueden servir.

Cocido Montañés

El cocido montañés, el plato más típico y popular de la comunidad cántabra, se cree tiene su origen en el siglo XVII. Se preparaba con el objetivo de combatir los crudos inviernos del interior de la comunidad, por lo que, como podemos suponer, se trata de un plato fuerte y con un gran aporte calórico, lo cual hace que se sirva como plato único y, como podemos suponer, que sea considerado como un plato de invierno. Debido a su origen, es más consumido en las zonas de montaña, aunque lo encontraremos en los restaurantes de toda Cantabria.

cocido montañes

El cocido montañés se distingue de la mayoría de cocidos que se hacen en las distintas comunidades de España por el hecho de que, a diferencia de ellas, la sopa y el resto de ingredientes no se sirven por separado, sino que se come todo junto. Y, según los expertos, el plato sabe mucho mejor si se consume al día siguiente de elaborarlo.

Para la elaboración de la receta se echan en una olla con agua judías blancas que se habrán puesto en remojo el día anterior. Se añaden también chorizo, panceta y costilla de cerdo. Cuando hierve, se echa un poco de agua fría para cortar la cocción, lo cual se hará dos veces. Después se deja cocer a fuego lento hasta que las carnes estén blandas, que será aproximadamente una hora y media. Pasado este tiempo, se añade una berza y una patata cortadas en juliana, así como una morcilla de año, dejándose cocer durante media hora más. Se echa entonces un sofrito hecho con aceite, ajo y pimentón, y una morcilla de arroz, y se deja nuevamente hervir treinta minutos, con lo que el plato está ya listo para servir bien caliente.

Cocido Lebaniego

El cocido lebaniego es una receta típica de la comarca cántabra de Liébana, y su ingrediente principal son los prestigiosos garbanzos de Potes, capital de la misma. Al igual que el anterior, se trata de un plato fuerte, pensado para los días fríos de invierno, y elaborado con ingredientes que solía haber en todas las casas, como las verduras de sus huertas y las carnes procedentes de la matanza del cerdo.

cocido lebaniego

Para cocinarlo, pondremos en una olla grande con agua garbanzos, chorizo, carne de ternera y oreja de cerdo. Cuando empieza a hervir se añade un trozo de cecina de oveja o de cabra, así como un hueso de jamón y un trozo de tocino blanco, ingredientes que anteriormente se habrán cocido en agua y que se añaden a la olla junto con el caldo que se habrá formado. Se deja cocer una hora, y mientras tanto se cuece aparte la berza, añadiéndole seguidamente un refrito de ajos con pimentón.

Con miga de pan, chorizo, leche, huevo, perejil y sal se elaboran unas albóndigas y se fríen, hirviéndolos luego unos 10 minutos con un poco de caldo.

Se sirve, por un lado, una sopa de fideos hecha con el caldo de la olla a la que se habrá añadido el de la cocción de la berza. Aparte, en una bandeja, se colocan el resto de ingredientes, garbanzos y carnes, que se comerá de segundo plato.

Quesos cántabros

Uno de los productos que encontraremos en Cantabria más prestigiosos y cuya fama traspasa nuestras fronteras, son sus excelentes quesos. La leche con los que se elaboran procede de animales que pastan en espacios naturales como los Picos de Europa o los Montes Pasiegos, por lo que no es de extrañar su altísima calidad.

quesos cantabria

En Cantabria se elaboran diversos tipos de quesos, de entre los cuales hay tres con Denominación de Origen, que son:

  • Queso nata de Cantabria, llamado así por su cremosidad. Es de color amarillento, con una corteza blanda, y, a pesar de ser cremoso, su interior es compacto y no hay agujeros. Se elabora con leche pasteurizada de vaca perteneciente a la raz conocida como frisona.
  • Queso de Liébana, producido en la comarca que le da nombre, de manera especial en la zona del Valle de Camaleón.Se trata de un queso mantecoso y suave, de color amarillento, con una corteza fina y rugosa y con agujeros en su interior. Se elaboran con leche pasteurizada que puede ser de oveja, de cabra o de vaca, usándose muchas veces también una mezcla de las mismas.
  • Queso Picón Bejes-Trevisco, muy reconocible tanto por su intenso aroma como por su color verde-azulado con vetas blancas. Tiene un sabor muy característico, entre salado y picante. Se elabora con leche de vaca, cabra y oveja, pero en este caso sin pasteurizar, y madura en cuevas de los Picos de Europa.

Almejas a la marinera

Las almejas a la marinera es uno de los platos más típicos de la comunidad cántabra. Es un plato fácil y exquisito, para cuya elaboración se ponen las almejas en una cazuela con un poco de agua, removiendo y sacándolas enseguida que se abren. El agua de la cocción debe colarse y reservarse.

almejas marinera

Seguidamente se rehoga cebolla y ajo con un poco de aceite en una cazuela de barro. Antes de que tomen color se añade a la cazuela el agua de la cocción de las almejas, vino blanco, un poco de guindilla, perejil picado y medio limón. Se deja hervir todo un par de minutos y se añaden las almejas. Dar solamente un hervor y servir enseguida.

Sorropotún

El sorropotún es un plato típico de Cantabria cuyo ingrediente básico es el bonito. Es conocido también con el nombre de marmita. Se trata de un plato muy apreciado, que se consume en verano al ser la época de la pesca del bonito. Originariamente, era una receta típica de los pescadores de la zona.

Sorropotun

Se trata de un guiso fácil, que se puede empezar haciendo un fumet con las espinas del bonito, la piel y un poco de perejil, para lo cual dejaremos cocer estos ingredientes durante unos 20 minutos. En una cazuela de barro se sofríe cebolla con pimiento verde, un poco de cayena y una ñora, triturándolo todo cuando la cebolla empieza a coger color. Se añaden las patatas a trozos, dos cucharadas de tomate y un chorro de manzanilla, rehogando. Seguidamente se añade el fumet y se deja cocer a fuego lento hasta que la patata está ya tierna. Apagamo el fuego y añadimos entonces el bonito salado y cortado en dados, para que quede cocido solamente con el calor residual y no quede seco. Se espolvorea con perejil fresco y ya se puede servir.

Quesada

La quesada es un postre típico de Cantabria, y más en concreto de la zona de los Valles Pasiegos. Se trata de un dulce basado en leche de vaca cuajada, y su elaboración es muy fácil, siendo el resultado excelente.

quesada cantabria

Se realiza mezclando azúcar con mantequilla, y añadiendo a dicha mezcla la leche cuajada. Seguidamente se echa limón rallado y huevos batidos. Se añade harina y se amasa, vertiendo en moldes la masa y horneando durante una hora. Debe quedar dorado por encima, y se puede comer tanto frío como caliente.

Sobao

El sobao es otro de los postres que se elaboran en la comunidad cántabra, siendo típico también, al igual que la quesada, de los Valles Pasiegos. Sin embargo, es un producto que ha ido extendiéndose y, actualmente, es muy popular en el resto de comunidades de nuestro país.

sobao pasiego

Para hacer un sobao se empieza triturando mantequilla (que habremos dejado reblandecer), con azúcar y miel. Cuando la mezcla se vuelve blanquecina se le añaden huevos, y seguidamente harina mezclada con levadura.

Se pone la masa en moldes y se hornea durante unos 20 minutos.

Se trata de un bollo muy adecuado para desayunar, acompañando a un café con leche.

Corbata de Unquera

La corbata de Unquera es un exquisito producto de repostería típica de la comunidad cántabra, concretamente de Unquera, un pueblo perteneciente al municipio de Val de San Vicente, en la comarca de la Costa Occidental de Cantabria.

corbata unquera

Se prepara separando la clara de un huevo de la yema. Se pone la yema en un bol y se va añadiendo azúcar glas hasta que se forma una crema espesa. Se extiende seguidamente el hojaldre, que se corta en tiras verticales de unos 3 cm. de ancho, dando un par de vueltas a cada tira en el centro, de tal modo que se asemeje a una pajarita de vestir.

Se ponen las pajaritas en una bandeja de horno, con papel de hornear debajo de las mismas, y se pintan un poco por la parte central con la yema que sobró del huevo. A continuación, se va poniendo un poco de la crema que hemos elaborado en los extremos de cada pajarita, espolvoreando seguidamente con almendra picada. Con el horno previamente calentado, introducimos la bandeja durante unos 20 minutos, con el horno encendido por arriba y por abajo.

Si tienes pensado visitar Cantabria y descubrir su gastronomía, puedes alojarte en una de las casas rurales en Cantabria que tenemos disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *