Comida típica de León

Para quienes quieran conocer la comida típica de León y disfrutar de su variada gastronomía y especialmente para quienes tengan pensado viajar por la provincia de León, te mostramos los principales productos y platos de la cocina de León que podremos degustar en cualquiera de sus prestigiosos bares o restaurantes.

En la provincia de León, situada en la comunidad de Castilla y León, encontraremos productos tan exquisitos como sus legumbres o sus embutidos derivados de la matanza del cerdo, algunos de ellos muy peculiares de esta provincia, como el botillo.

Los platos incluidos en el recetario típico de León suelen ser fuertes y contundentes, destinados a paliar los efectos de los duros inviernos de estas tierras. Además, si tienes pensado visitar la provincia de León, puedes alojarte en una de las casas rurales en León que tenemos disponibles.

Platos típicos de León

Cecina de León

La cecina es posiblemente el producto alimenticio más característico de León, encontrándose catalogada como Indicación Geográfica Protegida. De hecho, casi toda la cecina que se consume en nuestro país, así como la que se exporta a otros países, procede de León.

Cecina de León

Se trata de un producto elaborado con carne de vacuno, que al cortarla presenta un color granate, así como también una fina veta de grasa. Tiene un sabor característico, algo salado, y, aunque puede presentarse en lonchas, su formato generalmente es de piezas que pesan entre 3 y 5 kilos.

Botillo del Bierzo

El botillo es un embutido, un producto elaborado con carne y procedente de la matanza del cerdo. Aunque se hace en otras zonas de nuestro país, como por ejemplo en las provincias de Lugo y Ourense, el más conocido y típico es el que se elabora en la provincia de León, concretamente en la comarca de El Bierzo, el cual se encuentra catalogado con Indicación Geográfica Protegida.

botillo del bierzo

Se trata de un producto que se elabora desde tiempos remotos. Prueba de ello es la existencia de algunos escritos de la época de los asentamientos romanos en nuestro país en que ya se habla de él.

Para elaborar el botillo de El Bierzo se utilizan distintas partes del cerdo, como las costillas, los huesos y el rabo, aunque algunas variedades añaden también otros ingredientes como el espinazo o la lengua, aunque estos productos no deben sobrepasar el 20% para que el embutido resultante pueda considerarse “botillo”.

Aunque puede tomarse de diversas maneras, generalmente se consume cocido.

Morcilla de León

Una de las características de la morcilla de León es su poca consistencia, lo cual se debe al hecho de que se elabora solamente con sangre de cerdo y cebolla. Pese a esto, también podemos encontrar en el mercado algunas variantes a las que se han añadido otros ingredientes, como puede ser la miga de pan, piñones o ajo. Su longitud suele estar entre los 20 y los 30 cm.

morcilla de león

Se puede hacer tanto a la plancha como frita, aunque su manera más típica de tomarla es cociéndola en agua durante unos 10 minutos, poniendo seguidamente la pasta que se ha formado dentro de una pequeña cazuela. En este caso suele tomarse como tapa o aperitivo.

Cocido Maragato

Otro de los más conocidos platos de la provincia de León es el cocido maragato, que es típico en concreto de una de sus más carismáticas comarcas: la Maragatería.

Se trata de una comida fuerte y consistente, lo cual no es de extrañar si se piensa que en su origen estaba destinada a los hombres del campo, que trabajaban muy duro y hacían una sola comida durante toda la jornada.

Cocido maragato

Los principales ingredientes del cocido maragato son las carnes, de las cuales se utilizan 7 tipos distintos, y otros ingredientes vegetales, como las berzas o los garbanzos. Su elaboración se caracteriza por ser muy lenta, y empieza cociendo primero las carnes, añadiendo posteriormente los garbanzos y las verduras.

Una de las peculiaridades de este plato, y que lo diferencia de las sopas o cocidos propios de otras zonas, es que podríamos decir que se come al revés, sirviéndose primero las carnes. Seguidamente se sirven los garbanzos en una fuente adecuada, que muchos acompañan de otra bandeja con patatas y repollo. Por último, se sirve la sopa, que deberá ser muy espesa y se suele servir con fideos o con pan de hogaza.

Ancas de rana a la bañezana

Este plato, como su nombre nos indica, es típico de la localidad de La Bañeza, situada al sur de la provincia de León y perteneciente a la comarca conocida como Tierra de La Bañeza. Se elabora utilizando las extremidades traseras de dicho animal, y se trata de un plato muy popular no sólo en nuestro país sino también en muchos otros como Francia, Grecia, China, Estados Unidos o México.

ancas de rana León

Se pueden elaborar de muy diversas maneras, y en el caso de las ancas a la bañezana sus principales ingredientes, además por supuesto de las ancas, son los tomates, cebollas, ajos, pimientos, pan, harina, grasa de cerdo, leche, aceite y sal. También se añaden algunas hierbas aromáticas como el laurel o el perejil. Se sirven calientes y con salsa, acompañadas de pan.

Alubias de La Bañeza

La gastronomía de La Bañeza no sólo es famosa por sus ancas de rana, sino también por sus prestigiosas alubias, de las que tienen cuatro variedades: la Plancheta y la Riñón, que son blancas, y la Canela y la Pinta, que son tintas.

Todas ellas, con Indicación Geográfica Protegida, destacan por su exquisito sabor, por su piel fina y por su mantecosidad.

Se trata de un producto que, por supuesto, puede cocinarse de muchas maneras. Para elaborarlas a la bañezana utilizaremos como ingredientes las alubias, lacón, pata, morro, chorizos frescos y picados, guindilla, ajo, pimentón, aceite de oliva, sal y agua. Con estos ingredientes se hace un cocido al cual se le añade, poco antes de terminar la cocción, un refrito hecho con aceite de oliva y ajos, al que en el último momento añadiremos pimentón y un chorro de vinagre.

Bacalao al ajo arriero

Como todos sabemos, el bacalao es un alimento que ofrece un sinfín de posibilidades en la cocina, por las muchas y variadas maneras que encontraremos de cocinarlo y consumirlo. Otra de sus ventajas es que al ser un producto en salazón se conserva durante mucho tiempo.

De entre las múltiples formas de prepararlo se encuentra el bacalao al ajo arriero, muy típico de algunas zonas de España, entre ellas la provincia de León.

bacalao ajoarriero

Se cree que el nombre proviene de que era un plato que antaño se preparaba para los arrieros, que tenían que hacer largos viajes y tenían que llevar consigo la comida. Dada la fácil conservación del bacalao, éste era uno de los platos que solían llevar en sus salidas.

Es una receta sencilla, cuyos ingredientes son el bacalao, ajos, pimentón picante, aceite de oliva y sal. Una vez frito el bacalao, se aparta de la sartén y en el mismo aceite se fríen los ajos laminados hasta que estén dorados, momento en que se apartan y se añade a la sartén el pimentón con mucho cuidado de no quemarlo. Dejamos que se disuelva en el aceite y echamos el contenido de la sartén por encima del bacalao.

Tortilla guisada

Otro de los platos típicos de León es la tortilla guisada. Básicamente se trata de una tortilla de patatas a la que se añade una salsa que le da un toque muy peculiar.

Para quienes deseen elaborar este plato, han de saber que se empieza haciendo una tortilla de patatas normal, al gusto de cada uno, lo cual implica que puede ser con cebolla, o incluso con ajo. Una vez hecha la tortilla, se pochan ajo y cebolla bien picados en una sartén, a la que se añaden un par de hojas de laurel y un par de guindillas, dejando cocer hasta que la cebolla está pocha.

Se añade seguidamente una cucharadita de pimentón dulce, 2 cucharadas soperas de harina y 250 ml. de vino blanco, dejando hervir unos 5 minutos, transcurridos los cuales se añaden un par de tomates rallados y 150 ml. de agua, dejando cocer otros 5 minutos.

Se tritura todo el contenido de la sartén, y la salsa resultante se vierte encima de la tortilla de patatas, que previamente habremos colocado en una sartén o recipiente adecuado, procurando que la salsa cubra la tortilla por debajo. Se pone a cocer a fuego lento durante 10 o 15 minutos, con que lo queda finalizado el plato. Se sirven los trozos de tortilla con la salsa, procurando no romperla, ya que queda muy blandita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *