Piscinas naturales en Zaragoza

En la provincia de Zaragoza, dentro de la comunidad de Aragón, existen un gran número de piscinas naturales, bellísimos espacios en los que podemos disfrutar de un relajante baño en plena naturaleza y donde poder bañarnos y refrescarnos en estos paraísos naturales durante el verano cuando las temperaturas aprietan para dárnos un chapuzón en algún paraje de aguas limpias y transparentes. Si además quieres disfrutar de unos días por la zona, puedes buscar una de las casas rurales en Zaragoza donde alojarte y pasar unos días.

Pozas Pígalo

El Pozo Pígalo se halla en el término municipal de lo localidad de Luesia, una pequeña población en la que viven poco más de 300 vecinos, y que se sitúa en la hermosa comarca de las Cinco Villas, extendiéndose a los pies de la Sierra de Santo Domingo. Junto a la localidad discurre el río Arba de Luesia, formando, a unos 7 kilómetros de la misma, una pequeña cascada que acaba su recorrido formando una bellísima poza de aguas limpias y cristalinas, un rincón ideal para el baño durante la época estival,conocida con el nombre de Pozo Pígalo.

Pozo Pígalo

Existe una pista forestal que nos permite llegar al lugar en coche, y que transcurre junto al río durante unos 8 km. Durante este recorrido encontraremos otros rincones que, al igual que el que nos ocupa, desprenden un gran encanto, con pozas y cascadas, ideales la mayoría de ellos también para el baño.

El Pozo Pígalo se ubica en un precioso escenario rodeado de pinos y hayas, en el que abundan las aves rapaces. Sus alrededores guardan además otros atractivos parajes, como el Barranco de Valdiguara o el Corral del Calvo.

En Luesia no debemos dejar de visitar su casco antiguo medieval, así como alguna de sus obras, entre ellas su Castillo del siglo X, la Iglesia de San Salvador, su Monasterio del Corral del Calvo, su Ermita de la Virgen del Puyal o su bonito barrio judío, entre otras.

Pozo de los Chorros

Otra de las piscinas naturales que nos ofrece la provincia de Zaragoza es el Pozo de los Chorros, que se ubica dentro del término municipal de Belchite, cerca de la finca conocida con el nombre de Villa Hermanos Villar.

En esta zona, el río Aguasvivas rompe bruscamente la uniformidad del paisaje estepario con los bosques de ribera que se ubican a sus orillas, mientras que sus aguas , hasta ahora tranquilas, forman saltos y pozas de aguas frías y cristalinas.

pozo de los chorros belchite

El Pozo de los Chorros se forma a los pies de una atractiva cascada de unos 2 metros de altitud, formando un paraje paradisíaco, un lugar ideal para pasar un agradable día veraniego.

En Belchite es recomendable visitar el pueblo viejo, destruido durante la Guerra Civil, un paseo que conseguirá que nos embarguen, al mismo tiempo, la nostalgia y la inquietud. En el nuevo pueblo  podemos visitar, entre otros lugares de interés, el Santuario de Nuestra Señora del Pueyo o su Museo Etnológico. Y, muy cerca, no debemos tampoco dejar de acercarnos hasta la Reserva de Aves de El Planerón, de un gran valor ecológico.

Playas de Chacón

Junto al municipio zaragozano de Caspe, se halla el Embalse de Mequinenza, alimentado por las aguas del río Ebro. Se halla en un entorno natural de gran belleza,siendo el lugar conocido también como Mar de Aragón. En él encontraremos varios puntos ideales para el baño, conocidos como las Playas de Chacón.

Se trata de un espacio de gran valor medioambiental, rodeado de árboles como los chopos o los álamos, y en el que viven especies como el ánade real, el martín pescador, el martinete o la garza real. Además, el lugar es un auténtico paraíso para los aficionados a la pesca, ya que la carpa común y el alburno son muy abundantes en estas aguas.

playas de chacón

El Mar de Aragón es ideal para disfrutar de un soleado día de baño, además de ofrecernos la posibilidad de practicar otros deportes como el piragüismo o la motonáutica.

En los alrededores podemos visitar lugares tan atractivos como el Castillo de Mequinenza o el Monasterio cisterciense de Nuestra Señora de Rueda, además de otros parajes naturales también de gran interés turístico, como las Lagunas Saladas de Chiprana o la vecina comarca de Los Monegros.

Balneario de Tiermas

Tiermas es un núcleo despoblado de la provincia de Zaragoza. Se halla en la comarca de la Jacetania, y pertenece al municipio de Sigues. De hecho, sólo queda actualmente una parte del pueblo, ya que el resto quedó sumergido bajo las aguas del Embalse de Yesa.

En Tiermas existía antiguamente un balneario, que quedó también cubierto por el embalse. Sin embargo, cuando las aguas de éste bajan, lo que suele ocurrir en el mes de septiembre, el antiguo balneario resurge al exterior, y es entonces cuando se puede acudir a su manantial de aguas sulfurosas.

Balneario de Tiermas

Durante este tiempo son muchas las personas que se acercan hasta el antiguo Balneario de Tiermas para poder disfrutar de los beneficios de sus aguas.

En Sigúes, situado junto al río Esca y a los pies de las sierras de Leyre y de Orba, al lado del Embalse, podemos contemplar su Castillo de Ruesta, la Iglesia de San Esteban y la Ermita de San Juan.

Peña del Cuervo

La Peña del Cuervo es un bonito paraje con piscina natural donde también podemos darnos un buen chapuzón en cuanto empiece a apretar el calor.

Este paraje lo encontraremos muy cerca de la ciudad de Zaragoza, situado entre los barrios rurales de Montañana y Peñaflor, pertenecientes a la misma capital. Se ubica en la orilla del río Gállego, con aguas nítidas ideales para el baño, y un espacio con pequeños cantos rodados muy adecuado para tender las toallas y tomar el sol.

Peña el Cuervo

Los turistas pueden aprovechar la ocasión para visitar la bonita ciudad de Zaragoza, ya que se encuentra a tan sólo 11 kilómetros.

La Estanca de Bolaso

La Estanca de Bolaso se encuentra en las afueras de la localidad de Castiliscar, en la comarca de las Cinco Villas, a 7 km. del conocido municipio de Ejea de los Caballeros. Es otro de los parajes ideales para el baño en la provincia de Zragoza. Sin embargo, al contrario de los anteriores lugares citados, la Estanca de Bolaso no podemos decir que sea propiamente una piscina natural, ya que se trata de un estanque artificial que fue construido hace más de 500 años.

La Estanca de Bolaso

La construcción de este estanque, cuya superficie es de unas 13 Hectáreas, tenía como objetivo recoger el agua de la lluvia y poder aprovecharla para regar los campos. Se trata de un humedal muy importante desde el punto de vista medioambiental, ya que un gran número de aves anidan o paran en esta zona durante las migraciones. De hecho, la Estanca de Bolaso está incluida dentro de una Zona de Especial Protección para las Aves, conocida como las “Lagunas y Carrizales de las Cinco Villas”.

Es un lugar muy apropiado para pasar algún agradable día de verano bañándonos en sus limpias aguas, practicando algún deporte náutico sin motor o disfrutando de la pesca, ya que son muy abundantes especies como la carpa y la perca. El espacio se encuentra rodeado de pinares, dentro de los cuales encontraremos un bar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *