San Juan de Gaztelugatxe, un paraje mágico y espectacular

san juan de Gaztelugatxe

Una excursión de las que resultan inolvidables es la que podemos hacer a San Juan de Gaztelugatxe, en el País Vasco. Un agradable recorrido, en el que descubriremos un enclave mágico y pintoresco, un paraje realmente espectacular.

En las afueras de la localidad de Bermeo, en las agrestes costas de la provincia de Vizcaya, se encuentra Gaztelugatxe, un islote cercano a la playa, que se encuentra unido a tierra firme por un puente de dos arcos. Junto a él hay otra pequeña isla, la de Aquech, conocida también popularmente como isla de los conejos.

Encima de esta gran roca, en la que las aguas del mar han ido formando con el paso del tiempo túneles y cuevas debido a la erosión, hay una ermita consagrada a San Juan, la Ermita de San Juan de Gaztelugatxe. El entorno en el que se encuentra es espectacular, lleno de acantilados y vegetación, con abundancia de aves acuáticas, las cuales han encontrado en el islote un lugar tranquilo e idóneo para su reproducción.

La Ermita fue construida en el siglo X, y aunque muchos opinan que fue edificada por los templarios, se trata de una teoría incierta, ya que dicha Orden no apareció hasta principios del siglo XII. A mediados del siglo XI, Íñigo López, que por aquel entonces era señor de Vizcaya, la donó al monasterio más importante de Aragón en aquella época, el Monasterio de San Juan de la Peña, ubicado en el término municipal de Jaca.

La ermita ha sufrido diversas vicisitudes a lo largo de la historia. Así, a finales del siglo XVI, el famoso pirata Francis Drake y sus hombres la saquearon. Además, se ha incendiado varias veces, la última bastante reciente, ya que fue en el año 1978, quedando completamente reformada de nuevo al cabo de dos años.

Ermita san juan de Gaztelugatxe

El paseo hasta la ermita es sumamente recomendable. Una vez cruzado el puente, se puede dejar el coche en una explanada que hay en la base del islote. También se puede ir desde tierra firme, existiendo un estrecho sendero, que parte del denominado Arco de San Juan, a través del cual cruzaremos por encima de las rocas por un puente de piedra. Hemos de tener la precaución de llevar un calzado adecuado, ya que dicho sendero hace una fuerte pendiente, muy pronunciada, así como tener en cuenta también, si tenemos alguna dificultad para andar o para las personas mayores, que a la vuelta se convierte en una fuerte subida. La duración del recorrido es de una hora y media o dos horas.

En todo caso, para alcanzar la ermita se deben subir, además, 241 escalones. El esfuerzo vale la pena, y se ve sumamente recompensado a la llegada, sin ningún tipo de duda, ya que desde arriba, además de ver el templo y un refugio que se encuentra junto a él, podremos disfrutar de una panorámica impresionante e impactante de los acantilados y de la costa cantábrica.

escaleras San juan de gaztelugatxe

Quienes no puedan o no deseen subir tantos escalones, hay un mirador desde el cual se tiene una buena vista del lugar. Cabe comentar también que en el punto en el que empieza el sendero encontraremos un restaurante.

Quienes viajen acompañados de niños deben vigilar mucho, sobre todo en el tramo medio de las escaleras, donde hay un trozo sin vallar, y en la zona del mirador. Alrededor de la ermita existen varias tradiciones y leyendas, como la que afirma que al llegar debemos tirar tres veces de la cuerda de una campana colgada en la puerta, al mismo tiempo que pedimos un deseo que, según se dice, nos será concedido.

Otra de las tradiciones es que los barcos de pesca de Bermeo, antes de salir a faenar, acostumbran a realizar algunos giros en el lugar, con el objetivo de que San Juan les dé suerte. También se cree que los huecos que se encuentran en los escalones de subida son obra de San Juan y que poseen cualidades curativas, por lo que mucha gente pone los pies dentro de ellos, mientras que otros dejan en su interior alguna prenda como un pañuelo o un sombrero. Además, este santo es invocado por las mujeres con problemas de fertilidad, que acuden a él en busca de ayuda.

En el interior de la ermita encontraremos muchas más muestras de la devoción que en el lugar sienten por este santo, la mayoría de ellos procedentes de marineros que se han salvado milagrosamente de algún naufragio, y que han dejado objetos diversos relacionados con el mar, a manera de ex-votos, como maquetas de barcos o cuadros en los que se representa un barco a punto de hundirse.

Otra de las muestras del fervor popular lo encontramos en la romería que tiene lugar cada 24 de junio, festividad del santo, en el que un gran número de vecinos de Bermeo, muchos de ellos en cumplimiento de alguna promesa, se dirigen a pie hasta la ermita, en la cual durante dicha jornada se celebran misas a partir de la madrugada.

El día 29 de agosto tiene lugar una ofrenda floral submarina en el islote, y el día 31 de diciembre se oficia en la ermita la misa de fin de año. Además de dichos eventos, en la ermita tienen lugar varias festividades más, protagonizadas por habitantes de otras localidades. Así, el día 31 de julio, festividad de San Ignacio de Loyola, celebran allí una fiesta los vecinos de Arrieta, y el 29 de agosto, día dedicado a San Juan Degollado, la organizan los habitantes de Bakio.

 

Alojamientos Cercanos

Aprox. a 13 kmsPensión ItsasminVizcaya

Casa Rural por Habitaciones

1-28 Plazas

Aprox. a 19 kmsCasa Rural AldoriVizcaya

Casa Rural por Habitaciones

2-12 Plazas

Aprox. a 20 kmsHotel Rural MatsaVizcaya

Casa Rural por Habitaciones

32 Plazas

Aprox. a 21 kmsNatxiondoVizcaya

Hotel Rural

22 Plazas

Aprox. a 29 kmsAgroturismo Restaurante IkesteiVizcaya

Casa Rural por Habitaciones

1-12 Plazas

Aprox. a 37 kmsCasa Rural PikuaGuipúzcoa

Casa Rural por Habitaciones

1-16 Plazas

Aprox. a 38 kmsCASA RURAL ELEIZONDOVizcaya

Apartamento Rural

4-8 Plazas

Aprox. a 39 kmsZubeltzu TorreGuipúzcoa

Casa Rural por Habitaciones

2-19 Plazas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *