Setas de Primavera

A continuación te mostramos las principales setas de primavera más apreciadas, muchas de ellas son comestibles y las cuales se pueden recoger a partir de Marzo por algunas zonas de nuestra geografía, especialmente en los pinares, aunque pueden encontrase en muchos más lugares.

La mayoría de nosotros, cuando pensamos en la recolección de setas, siempre asociamos esta actividad  con el otoño. Y es normal, ya que la mayor parte de ellas salen durante dicha estación, cuando las temperaturas bajan y caen las primeras lluvias. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que en primavera aparecen también diversos tipos de setas, lo cual significa que no tenemos que esperar al otoño para pasar un agradable día de campo recogiendo este exquisito producto o para hacer con él un sabroso guiso.

Setas de primavera comestibles 

Marzuelos

El marzuelo, como podemos deducir por su nombre, es una seta que aparece ya en el mes de marzo, lo que la convierte en la más temprana seta de primavera.  Recibe también otros nombres como seta de marzo o seta de las ardillas.

Cuando sale es de color blanco, aunque al ir madurando va cambiando y haciéndose negruzca o gris. Tiene el pie ancho, pudiendo medir entre 1’ 5 y 3 cm. de longitud, mientras que su diámetro es de entre 4 y 8 cm. En cuanto al sombrerillo tiene una forma irregular y suele medir unos 10 cm. de diámetro, y una de sus características es que, a medida que la seta madura, se va inclinando hacia arriba. En cuanto a las láminas son grisáceas, gruesas y separadas entre sí.

Marzuelos seta primavera

Es difícil encontrar marzuelos, porque se encuentran semi-enterrados entre hojas, e incluso muchas veces cubiertas por nieve.

Se trata de una seta carnosa, que desprende un suave aroma y con un gran sabor. Es muy apreciada, en gran parte debido a que es la primera que aparece.

Donde encontrar Marzuelo

Los primeras zonas donde podemos encontrar marzuelos son los hayedos de Navarra, País Vasco y Cataluña, a continuación comenzarán a salir por los pinares de Burgos, La rioja, Soria y más tarde comenzarán a salir por Teruel y la sierra de Madrid

Colmenillas

Las colmenillas son unas setas muy apreciadas en algunos países como Francia y España. Se conocen por otros nombres, como múrgoles o morillas.

Su tronco es de color blanco, y se encuentra vacío, mientras que el sombrerillo, que mide entre 6 y 10 cm. de ancho, presenta un tono pajizo y tiene una forma ovoide que nos recuerda un avispero y a la cual debe su  nombre.

Colmenillas

Hay que tener muy en cuenta que esta seta, debido a una proteína que contiene, no puede consumirse cruda, sino que antes deberemos dejar que se seque para posteriormente cocinarla.

Destaca por su aroma y su delicado sabor, así como por su textura cartilaginosa, y está considerada una seta ideal para hacer salsas. Es muy apreciada por los cocineros.

Donde encontrar colmenillas 

La Colmenilla la podemos encontrar normalmente en zonas cercanas a los ríos bajo arboles como chopos, fresnos, cipreses o en zonas húmedas cercanas a rios, también pueden aparecer en zonas en las que ha habido incendios o movimientos de tierra.

Se trata de una seta que es difícil encontrar, y que suelen encontrar solamente las personas muy expertas. Ello se debe a que, además de confundirse muy bien con el entorno, se encuentran aisladas, separadas unos ejemplares de los otros.

Senderuela

La senderuela es otra de las setas que aparecen en primavera, siendo muy abundante en nuestro país. Generalmente las podemos encontrar en junio tras las lluvias. Es conocida por muy diversos nombres, dependiendo de la zona de España en que nos encontremos. Se trata de un seta que sigue fructificando hasta terminado el otoño, es decir, que sale durante todo el año excepto en invierno. Suelen aparecer grupos formando un corro, que es denominado “corro de las brujas”.

senderuela

En cuanto a su apariencia, tiene un pie delgado cuya longitud suele ser de entre 3 y 6 cm. Tiene un tono de color crema, al igual que el sombrerillo. Este último tiene forma elíptica y presenta unas estrías en los bordes, midiendo de media unos 5 cm.

Su carne tiene un sabor que tiende a dulce, mientras que su aroma nos recuerda el de las almendras. No es carnosa como otros tipos de setas, pese a lo cual es muy apreciada en la cocina por su peculiar sabor. Se consume generalmente desecada, para lo cual se les quita el pie, engarzando en un hilo varios sombrerillos, que es como la encontraremos generalmente en los mercados.

Perretxiko

El perrechico es otra de las setas que aflora en primavera, y una de las más apreciadas, especialmente en las zonas del norte de España, donde se la puede encontrar ya en el mes de marzo. Es conocida también con los nombres de seta de San Jorge o seta del Cuco, y suele aparecer en grupos.

En cuanto a su aspecto, el pie es robusto y de color blanco, y el sombrerillo es muy liso y de tono blanco o crema, con una longitud que puede ir de los 4 a los 15 cm. Sus láminas, de color blanco, destacan por ser muy estrechas y apretadas.

Perrechico

El perrechico se caracteriza por tener un intenso aroma, así como un sabor exquisito. Antes de cocinarlos se deben limpiar, lo cual debe hacerse de manera delicada, usando un paño y frotándolos con suavidad, pero nunca mojándolos. Se suelen emplear en revueltos y salteados.

Los Perretxicos los podemos encontrar desde finales de marzo, en zonas soleadas y resguardadas del frío hasta comienzos de Junio y crecen normalmente en las zonas de Navarra y el País Vasco.

Boletus pinophilus

El boletus pinophilus es conocido también por otros nombres como boleto de pino o cep rogent. Aparece en primavera, y sigue floreciendo durante el verano, e incluso en otoño.

Esta seta destaca por el tamaño de su sombrero, de color marrón tirando a rojizo, que puede llegar a alcanzar los 30 cm. Respecto al pie, es muy grueso y de una tonalidad marrón claro o amarillento, con unas manchas de color rojo. En cuanto a su longitud, puede incluso llegar a ser mayor que la del sombrerillo.

Boletus pinophilus

Con un aroma muy agradable, es una seta muy apreciada en la cocina por su intenso sabor, y su precio en el mercado puede tildarse de caro.

Muy extendida por toda nuestra geografía, no debe engañarnos su nombre, ya que se trata de una seta que no sólo podemos encontrar en zonas de pinos sino también en otras en las que haya otras especies de árboles, como robles o hayas.

Seta de cardo

La seta de cardo es un ejemplar muy común tanto en España como en el resto del continente europeo, especialmente en los países mediterráneos. Aparece en primavera, y sigue fructificando en otoño e incluso a veces durante el invierno.

Respecto a su apariencia, tiene el pie de color blanco, corto y grueso. El sombrerillo se caracteriza por sus bordes incurvados, y su forma es circular al principio, pero se va haciendo más irregular al madurar, midiendo entre 4 y 10 cm. Asimismo, destacan sus láminas, irregulares, desiguales y poco apretadas, las cuales se deslizan por el pie.

Para encontrar y recolectar esta seta no deberemos ir al bosque, ya que se encuentran en los bordes de los caminos en los que abunda el cardo corredor, de ahí su nombre. Suelen estar en los matorrales muertos de esta planta, alimentándose de sus raíces.

La carne es compacta, blanca y de un suave sabor, y ofrece un amplio abanico de posibilidades en la cocina, pudiéndose guisar con ellas muy distintos platos, y combinando muy bien tanto con carnes como con pescados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *