Blog » Turismo de Aventura » ¿Dónde hacer puenting en España?

¿Dónde hacer puenting en España?

donde hacer puenting

El puenting llegó a nuestro país en la década de los 80, procedente de la vecina Francia, donde fue inventado. Sin embargo, en contra de lo que podamos suponer, no fue un francés quien lo inventó, sino un alemán que se dedicaba a la escalada.

El nuevo deporte no tardó en cuajar en nuestro país, consiguiendo cada vez más adeptos, hasta convertirse en uno de los deportes de aventura más practicados. Aunque al principio la práctica de esta actividad podía entrañar algún riesgo, debido a la evolución experimentada durante estos años tanto en lo referente a la técnica como a los materiales, actualmente se trata de uno de los deportes de aventura menos arriesgados.

Básicamente, como todos sabemos, el puenting consiste en saltar desde lo alto de un puente al vacío atado con una larga cuerda. A pesar de la simplicidad de la actividad, podemos sin embargo hablar de varios tipos de puenting, que actualmente podemos decir que son cuatro:

Salto de Péndulo: es el que se practica de manera general. Se trata de saltar desde un puente atando un extremo de la cuerda a la estructura del mismo, mientras que el otro se lo ata a la cintura, con un arnés, la persona que va a saltar. Al lanzarse, el sujero realiza en el aire un movimiento pendular.

Goming: Es exactamente igual al anterior, pero con la única diferencia de que la cuerda es elástica, por lo que la caída será vertical por completo.

Hacia atrás: Igual que los dos anteriores pero saltando de espaldas, con lo que la sensación que se siente es distinta.

Bungee jumping: Se trata de una modalidad que difiere de las anteriores en que quien salta no lo hace desde un puente, sino desde una grúa, mediante una cuerda elástica que se ata al tobillo. En los últimos años parece haberse puesto de moda.

¿Donde Ir?

Para quienes se decidan a probar esta experiencia con el fin de experimentar en propia carne esta sensación única que se siente al lanzarse al vacío, relacionaremos cuatro de los mejores enclaves de nuestro país para hacer puenting, junto con algún alojamiento cercano. Por supuesto, hemos de tener en cuenta que se trata de un deporte que, como hemos dicho, no entraña ningún peligro siempre que se haga con todas las garantías, como es la de hacerlo a través de un centro especializado, de la mano de profesionales, no siendo aconsejable ir solos por nuestra cuenta y riesgo.

Puente de Murillo de Gállego

Este puente es uno de los preferidos por los aficionados al puenting en nuestro país. Se halla en la comunidad aragonesa, dentro de la provincia de Zaragoza, en el término municipal de Murillo de Gállego.

Se enclava en un paraje de gran belleza perteneciente a la comarca de la Hoya de Huesca, y en sus cercanías encontramos varios centros dedicados a los deportes de aventura. Ello, unido al atractivo del lugar, puede ser el motivo de que sea uno de los puentes más concurridos de nuestra geografía para la práctica del puenting.

Otro motivo puede ser que es uno de los pocos en que se permite la práctica del llamado “aqua puenting”, consistente en tocar el agua al saltar.

Cabe comentar que la caída desde este puente es de 22 metros.

Alojamiento cercano

Casa Leandrón: Se ubica en la misma localidad de Murillo de Gállego, y consta de dos viviendas independientes, una con capacidad para 13 personas y la otra para 8. Ambas disponen de terraza con zona de barbacoa.

Puente de Tablate

El Puente de Tablate es otro de los más concurridos en nuestro país por los aficionados al puenting. Se encuentra en la comunidad andaluza, en la provincia de Granada, y más en concreto en el término municipal de El Pinar.

El puente, por debajo del cual discurre el río Ízbor, tiene una gran carga histórica, y antiguamente comunicaba La Alpujarra con la costa granadina.

Avisamos de que, una vez arriba del puente, la vista al barranco es de vèrtigo, ya que son 100 metros hasta el suelo, aunque el salto en él es realmente de unos 30 metros.

Alojamiento cercano

Cortijo Rural El Arado y La Fuente: Este alojamiento de turismo rural se sitúa en la localidad de Lanjarón, a menos de 4 kilómetros de El Pinar. En ella se pueden alojar 10 personas, y son de destacar sus grandes jardines, con zona de barbacoa y piscina.

Puente de Graus

Este puente lo encontraremos en la provincia de Huesca, dentro de la comunidad aragonesa, en el término municipal de Graus, perteneciente a la bella comarca de La Baja Ribagorza.

El puente en cuestión se encuentra ubicado frente al embalse de la localidad, en un atractivo paraje, en la carretera que nos lleva de Barbastro a Ainsa.

Éste es otro de los pocos puentes en los que es posible lanzarse llegando a tocar el agua, oscilando el salto entre los 31 y los 35 metros. Suele estar muy frecuentado por aficionados al puenting durante los fines de semana, siendo una zona ideal para ello, ya que a menos de 1 kilómetros existe aún un segundo puente, conocido como Puente del Rosico, donde también se puede practicar este deporte.

Alojamiento cercano:

Apartamentos La Abadía: A tan sólo 10 minutos en coche de Graus encontramos este complejo rural formado por cuatro apartamentos independientes entre sí, con una capacidad de entre 2 y 8 plazas. Todos ellos son muy acogedores y están perfectamente equipados.

Puente del Infierno

El Puente del Infierno está considerado por los aficionados al puenting como uno de los mejores para la práctica de dicha actividad. Se encuentra en la comunidad valenciana, que, según las estadísticas, es aquélla en la que hay más asiduos al puenting.
El puente en cuestión se sitúa al norte de la provincia de Alicante, en el término municipal de Vall de Laguart, una localidad enclavada en la hermosa comarca de la Marina Alta, rodeada de bellísimos parajes naturales.
El salto en este puente, que se halla en un atractivo entorno lleno de pinos y de árboles frutales, es de 15 metros.

Alojamiento cercano:

La Casota: Este atractivo alojamiento rural se sitúa en la localidad de Fleix, a unos 3 kilómetros de Vall de Laguart. Tiene una capacidad de más de 21 plazas, repartidas entre tres confortables casas, independientes entre sí y miu bien equipadas. Hay unas excelentes zonas comunes, como sus jardines, piscina y huertas.

Deja un comentario