El Camín Encantau

camin encantau

La gran belleza de los parajes del Principado de Asturias es, sin lugar a dudas, indiscutible. La fama de sus majestuosas cimas, sus verdes praderas y su atractivo litoral en el que se alternan las playas y pequeñas calas a los pies de abruptos acantilados, junto con la riqueza de su patrimonio, la exquisitez de su gastronomía y sus participativas y alegres fiestas, ha traspasado fronteras.

Cuando viajamos a Asturias son muchos los parajes que podemos visitar, mucho de los cuales nos van a impactar por su belleza y, a buen seguro, los vamos a recordar toda la vida, ya que dejarán una huella imborrable en nuestra mente.

Hoy hablaremos de uno de estos parajes, que no deberíamos dejar de ver, ya que se trata de uno de los lugares con más magia de Asturias, que ya es decir. Se trata del conocido como Camín Encantau, que encontraremos dentro del concejo de Llanes.

El Camín Encantau es una ruta muy aconsejable de realizar, una caminata apta para toda la familia y para la cual no hace falta ninguna preparación, pudiendo hacerla cualquier persona, ya que prácticamente no hay desnivel, y el camino es agradable y fácil. La longitud de la ruta es de unos 10 kilómetros, y la duración se estima de unas tres horas, durante las cuales podremos ver atractivos pueblos y maravillosos parajes. La ruta se encuentra muy bien señalizada, y es circular.

mapa camin encantau

Pero no sólo esto. La del Camín Encantau no es una ruta como las otras, sino que se trata de una muy especial, envuelta por un halo misterioso, un camino lleno de fantasía y de magia, donde la naturaleza va de la mano con las ancestrales creencias de estas tierras asturianas, que a buen seguro conoceremos mucho mejor una vez terminada la ruta. Y es que a través de ella no sólo conoceremos los bellos rincones de esta comarca y sus bonitos y hospitalarios pueblos, sino que iremos conociendo la antigua mitología asturiana a través de sus más populares personajes, los cuales nos irán saliendo al paso a lo largo del camino.

La ruta tiene lugar, como hemos dicho, dentro del concejo de Llanes, en los bellísimos parajes del Valle de Ardisana, que es atravesado por el río de Riensena, el cual recibe el agua de otros riachuelos como el Piedra Hita o el Santa Marina. El valle está rodeado de imponentes cimas pertenecientes a la Sierra de la Cubeta y Benzúa, y sus tierras tienen fama por su gran fertilidad.

camin encantau asturias

Durante la ruta iremos encontrando diversos personajes de la mitología asturiana, tallas de madera con un gran encanto, que nos irán adentrando en su mítico y ancestral mundo.

El recorrido tiene lugar a través de caminos, pistas y algún pequeño tramo de carretera local, y no entraña ninguna dificultad, ya que tan sólo deberemos seguir las flechas indicadoras. Empieza en la localidad de La Venta, junto al río San Miguel, para seguir luego hasta la localidad de Comezán, siguiendo por las de La Maletería, Villanueva, Ardisana y Ricaliente. En este último pueblo termina la ruta.

Durante el recorrido iremos viendo las diferentes tallas, junto a carteles explicativos, siendo la primera de ellas la conocida como Reunión de Trasgos, junto a la cual podemos leer: “Los trasgos os dan la bienvenida a la ruta encantada. No la llaman así por nada. Está repleta de sorpresas, unas más agradables que otras. Así que tened los ojos bien abiertos y no os salgáis del camino”.

reunion de trasgus

Muy cerca podremos observar un jugador de bolos, que nos hace la siguiente advertencia: “Los bolos son como la vida. Hay que tener paciencia, serenidad, decisión, y al final, algo de suerte… que está, cómo no, en una buena bolera”.

A partir de aquí empieza la ruta, propiamente dicha, gran parte de la cual transcurre entre hermosos bosques, y en algunos puntos con unas magníficas vistas del Valle de Ardisana. Junto a la entrada de Comezán nos encontramos con El Sumiciu, un duende del hogar que es siempre asociado con la pérdida de objetos y los despistes, que nos comenta: “Dicen que no existo. Pero cuando desaparece algo se acuerdan de mí. Mira bien en tus bolsillos antes de seguir tu camino, no acepto reclamaciones. Además, no existo . . . ¿O sí?”.

camino encantado asturias

Seguimos el camino, dejando a mano izquierda el Cerro Llabres. El camino transcurre entre frondosos árboles que nos dan sombra. Empezamos ya a ver las primeras viviendas de la parroquia de La Maletería cuando nos encontramos con El Hombre del Sacu, cuya advertencia nos suena más bien a amenaza: “¿Te asusté? No, claro que no. De día sois todos muy valientes. Ni al hombre del saco le teméis. Pero en estos bosques es fácil perderse, y no soy lo más temible que vas a encontrarte”.

Una vez nos alejamos de La Maletería sale a nuestro encuentro El Pataricu, un gigante con un solo ojo, un cíclope con un gran sentido del olfato y del cual se dice se come a los náufragos y otros mortales. Su cartel no es que sea muy tranquilizador: “Soy el Pataricu. Puede que sólo tenga un ojo, pero te llevo vigilando desde que llegaste. Dicen que me alimento de niños pero es mentira, sólo el día de mi cumpleaños. ¿Adivinas que día es hoy?”.

Muy cerca de él encontramos el Diañu Burlón, el cual nos comenta: “Soy el Diañu Burlón y nunca podrás atraparme. Ni los romanos pudieron, y esos sí que eran listos, no como tú. Puedo cambiar de forma y engañarte para que hagas lo que yo quiera. ¡Ay!, qué tontos sois los humanos”.

Seguimos nuestro camino y, ya casi llegando a la localidad de Villanueva nos espera el Nuberu, un personaje que se divierte provocando tempestades y tormentas, ya que controla el tiempo a su voluntad. Nos advierte sobre ello de esta manera: “Soy el Nuberu. Yo mando sobre la lluvia y los vientos. El relámpago es mi látigo y el trueno mi voz. ¿Quieres llegar seco al final de tu camino? Pues respeta la naturaleza o tendré que enfadarme”.

Dejamos Villanueva, no sin antes dar un paseo por ella, ya que tiene rincones con un gran encanto, y seguimos nuestro camino. Deberemos hacer un pequeño tramo por carretera, y en ella encontraremos la talla de El Segador, que se encuentra junto a una fuente y frente a un bar, con el siguiente cartel: “Aquí hasta las guadañas están vivas. Y si no cuidas de ellas, ellas dejan de ayudarte”.

El próximo pueblo que hallaremos es Ardisana, también de una gran belleza, donde encontremos el Cuélebre, una criatura en forma de serpiente alada, cuya misión principal es vigilar tesoros. Parece que se alimenta de seres humanos, no teniendo muchas manías, ya que le da igual que estén vivos o muertos. En su cartel podemos leer: “Soy el cuélebre. La serpiente alada que cuida tesoros y princesas. ¿Quieres llevarte el tesoro o a la princesa? Puedes intentarlo, pero ya me he comido a muchos valientes como tú en los últimos tres mil años”.

Nos dirigimos ya hacia Ricaliente, en cuya entrada encontramos una Llavandera. Las llavanderas, según la mitología asturiana, son mujeres muy viejas que lavan la ropa por las noches en los ríos. Aunque se dice que ayudan en los incendios desviando el agua de los ríos hacia las llamas para apagarlas, tienen su lado oscuro, ya que se dice que el que las ve es invitado a lavar la ropa con ellas. En caso de que la invitación no sea aceptada será ahogado en el río, un final que también le espera si se atreve a mirarlas directamente a los ojos. Su cartel nos dice: “Si me ves es que las malas noticias no tardarán en llegar. Hoy seré buena contigo, pero si otra vez me oyes cantar mientras lavo la ropa mejor echa a correr”.

Antes de llegar a Ricaliente podremos ver la Cruz de los Garabiales, y muy cerca veremos otro popular personaje, el Busgosu, conocido también como Musgosu, mitad cabra y mitad hombre, que es el guardían de los bosques en la mitología asturiana, el encargado de velar por su conservación. Considera a los leñadores y a los cazadores como sus más acérrimos enemigos, y dice la leyenda que un beso suyo provoca la enfermedad de la tisis y, en consecuencia, la muerte. El Busgosu nos hace una importante advertencia: “Soy el Busgosu. Amo y señor de los bosques. Soy tan viejo como el musgo y tan astuto como el zorro. Espanto a los cazadores que quieren matar a las criaturas que aquí habitan, y si te pierdes te ayudaré a salir del bosque. Eso, si te has portado bien con él. ¿Lo has hecho?”.

Seguimos nuestro camino, disfrutando del espectacular paisaje, hasta encontrar La Manona, una gran mano que nos da la bienvenida al pueblo con la siguiente advertencia: “Que se detengan los que no respetan la naturaleza ni sus leyes. Que continúen su camino los que aún creen en mundos ocultos y seres mágicos”.

La Manona

En Ricaliente, donde tenemos que aprovechar para visitar su conjunto de hórreos, encontramos nuestro último personaje, La Castañera, que nos hace el siguiente comentario: “¿Habéis disfrutado de la ruta? Os vendrían bien unas reconfortantes castañas, ¿verdad? Y a mí de no ser de madera, no te digo”.

castañera camin encantau

Alojamientos Cercanos

Aprox. a 2 kmsCasa GüelaAsturias

Casa Rural Completa

4 Plazas

Aprox. a 2 kmsVilla VictoriaAsturias

Vivienda Vacacional

8 Plazas

Aprox. a 2 kmsLa BoleraAsturias

Vivienda Vacacional

7 Plazas

Aprox. a 2 kmsEl Llagu VillaAsturias

Vivienda Vacacional

5 Plazas

Aprox. a 3 kmsALOJAMIENTOS RURALES L´ARQUERAAsturias

Apartamento Rural

1-12 Plazas

Aprox. a 3 kmsAPARTAMENTO RURAL LA TARAZANAAsturias

Apartamento Rural

2-4 Plazas

Aprox. a 4 kmsL´Agüera de SoberronAsturias

Vivienda Vacacional

4 Plazas

Aprox. a 4 kmsAntilles PlayaAsturias

Apartamento Rural

2-4 Plazas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *