Blog » Pueblos con Encanto » Pueblos abandonados en Castellón

Pueblos abandonados en Castellón

Una de las provincias en España en la que podemos encontrar un gran número de pueblos abandonados es Castellón, ya que fueron muchos pueblos a partir de la década de los 60 en las que sus vecinos empezaron a buscar otros lares en los que pudieran disfrutar de los servicios más básicos y las condiciones de vida no fueran tan duras. Aquí te mostramos varios pueblos abandonados de la provincia de Castellón, en cuyas calles antaño llenas de ruido y vida hoy sólo impera el silencio y la nostalgia.

Para quienes deseen visitar alguno de estos pueblos abandonados de Castellón y alojarse en la zona, puedes mirar aquí todas las casas rurales en Castellón que tenemos disponibles.

Bibioj

Bibioj es uno de los pueblos abandonados que podemos contemplar en la provincia de Castellón, una de estas poblaciones en las que poco a poco sus habitantes empiezan a marchar hacia otros destinos con más posibilidades laborales, hasta quedar abandonada.

pueblos abandonados castellon

Se halla en la comarca del Alto Míjares, y era una pedanía del municipio de Vilafermosa del Riu. En el pueblo aún podemos contemplar su antigua escuela, con sus paredes blancas en las que todavía se ven algunos dibujos que en su momento se hicieron en ella para dar mas vida al edificio. Las casas del pueblo se encuentran en estado ruinoso, conservando algunas de ellas solamente las paredes. Parece que en Bibioj lo único que ha avanzado en los últimos años es la hierba, que se ha ido apoderando poco a poco de sus silenciosas calles y de sus solitarias viviendas.

El Rul

El Rul era una pequeña aldea perteneciente al municipio de Zucaina. Contaba tan sólo con doce viviendas, cuyos habitantes vivían de la agricultura y de sus rebaños de ovejas. La aldea no contaba con ningún servicio, ni tan sólo luz o agua, y los vecinos tenían que desplazarse para cualquier cosa a Zucaina, incluso para asistir a misa. En una de las masías se había instalado la pequeña escuela, para que los niños no tuvieran que desplazarse a diario.

el rul

Hartos de incomodidades y ante las pobres perspectivas de futuro que se presentaban ante ellos, en las décadas de los 50 y de los 60 los vecinos empezaron a marchar poco a poco, hasta que, en el año 1973, dejó la pequeña aldea el último de ellos.

Si visitamos El Rul, podremos ver, en el camino que nos lleva al pueblo y antes de llegar a él, la única masía que todavia se conserva en pie, situada encima de una suave loma. Aún se conservan en pie todas las viejas casas de El Rul, exceptuando una que se derrumbó, y que, curiosamente, fue la última en ser abandonada. Entre estas ahora ruinosas viviendas se encuentran las conocidas como la del tío Peporro, la del tío Celestino y la Casa Venta, esta última algo separada del resto.

La Granella

La Granella fue en su época una pequeña localidad compuesta por 13 viviendas. Era una pedanía del municipio de Castell de Vilamalefa, en la comarca del Alto Míjares, situada encima de una loma.

La Granella

Las condiciones de vida en La Granella, especialmente en invierno con las bajas temperaturas, eran duras. No había servicios, y los desplazamientos hasta municipios vecinos eran largos, y tenían que hacerse andando, a lo que tampoco acompañaba su agreste territorio. Todo ello motivó que también aquí los vecinos empezaran a marchar a otros destinos con más perspectivas, y en la década de los 60 el pueblo quedó abandonado.

Cuando se llega al rústico camino que nos lleva hasta La Granella, se puede contemplar la localidad de lejos con sus casas de rojizos tejados, y si uno no lo supiera sería fácil pensar que estamos llegando a un pueblo en el que la vida llena aún sus calles.

Les Alberedes

Les Alberedes fue en su momento un bonito pueblo situado en el Valle del Río de La Cuba, un río que forma en este lugar una frontera natural con la provincia de Teruel.

Las ovejas y el ganado porcino eran el principal eje de la economía de la población, cuyos habitantes tenían que buscar todo lo necesario en el municipio de Portell de Morella. En el pueblo, además, no había escuela, y los niños tenían que asistir a la de un pequeño caserío, conocido como Las Casas de San Juan, situado ya dentro de la provincia de Teruel.

les alberedes

Las escasas o casi inexistentes comunicaciones y la falta de servicios básicos como la luz fueron nuevamene las causas del éxodo que gradualmente emprendieron los vecinos de Les Alberedes, hasta que en el año 1988 dejó el pueblo el último vecino.

En la aldea podemos ver actualmente una decena de solitarias casas, la mayoría alineadas en un par de calles paralelas, y algunas masías dispersas por los alrededores.

Mas de Rogle

Mas de Rogle era un núcleo urbano formado por 22 viviendas, hoy en día un pueblo abandonado. Situado sobre el Barranco de Llosar, dependía del municipio de L’Alcora.

mas de rogle castellón

La falta de servicios básicos como el agua, que las mujeres tenían que acarrerar desde la fuente, que se encontraba a unos 20 minutos andando, se unió aquí a la gran oferta de puestos de trabajo que se produjo en L’Alcora, en su fábrica de cerámica. Todo ello motivó la marcha, uno tras otro, de los vecinos de Mas de Rogle, que a finales de la década de los 60 se había ya convertido en un pueblo abandonado.

Si nos acercamos hasta la antigua aldea podremos contemplar con nostalgia lo que antaño fue su plaza, un lugar en el que ahora nos resulta difícil imaginar que en otros tiempos se llenaba de niños jugando. También podremos ver sus casas, la mayoría en estado muy ruinoso, siendo la que mejor aguanta los embates del tiempo la conocida como Casa de Manuel Prades. En las afueras, a 20 minutos andando desde la localidad, podremos ver también el llamado Molino de Rogle, en un estado de conservación bastante bueno.

Saranyana

Saranyana es también actualmente un pueblo abandonado de la provincia de Castellón. Situado en la comarca de los Puertos de Morella, se trata de una pedanía del municipio de Todolella, con el cual, curiosamente, había estado unido formando ambos un solo municipio conocido como “Todolella y Saranyana”.

Saranyana se componía de un núcleo formado por seis viviendas, más varias masías diseminadas por sus alrededores, y vivía  básicamente de la agricultura y de las ovejas.

saranyana

El pueblo no ofrecía ningún servicio a sus vecinos, que tenían que buscar todo lo preciso en Todolella, por lo que, ya a principios de la década de los 50, sus habitantes empezaron a emigrar. En la década de los 60 en el pueblo sólo quedó un matrimonio, que vivieron aún allí durante 25 años, hasta que en el año 1997 decidieron mudarse a la vecina Todolella, aunque, según se comenta, visitan Saranyana cada día.

En el pueblo se pueden contemplar aún en buen estado su Iglesia de Santa Quiteria y San Miguel, así como el edificio que albergaba al Consistorio, una construcción del día XVII. Muchas de sus viviendas se mantienen en buen estado y en pie, aunque por supuesto los años no perdonan y hay que reconocer que han vivido tiempos mejores.

Sin embargo, hay una esperanza de que Saranyana  pueda salir del estado de abandono en el que hoy se encuentra, ya que por lo que parece hay un proyecto destinado a convertir esta población en un centro de turismo rural.

6 comentarios en “Pueblos abandonados en Castellón”

  1. me gustaria saber las condiciones para poder vivir en cualquier de estos pueblos, no tengo trabajo,ni ingresos ,si me dan ayudas y casa, soy una persona trabajadora y me adapto a todo tipo de trabajo, desde trabajar en el campo a culquier otro, espero noticias. ¡ gracias!

  2. Somos una familia muy trabajadora, y nos gustaría darle vida nueva y próspera algún pueblo abandonado, tenemos herramientas y muebles para arreglar de primero una casa para nosotris y después, arreglar casa detrás de casa, para que podrán venir a vivir más familias.
    Me gustaría saber con quien ponerme en contacto, que Ayutamento, o que departamento se encarga de estos pueblos abandonados.
    Vamos a intentarlo y dar vida de nuevo a los pueblos de nuestros antepasados para que sus memorias y sus deseos siguen adelante.
    Cristian Marian
    Ianuli.
    Espero respuestas concretas.

Deja un comentario