Blog » Pueblos con Encanto » Los pueblos más bonitos del Pirineo Catalán

Los pueblos más bonitos del Pirineo Catalán

Descubre los pueblos más bonitos del Pirineo Catalán que no debes perderte. Esta zona corresponde a la mitad oriental de la cordillera de los Pirineos que separa Francia y España y destaca por su belleza paisajística.

A continuación, te mostramos los pueblos de los Pirineos Catalanes con encanto y que tienes que visitar si tienes pensado hacer turismo por esta parte de la comunidad. Algunos de estos municipios son sobradamente conocidos, pero otros son más pequeños y tienen menos afluencia, por lo que son perfectos para todos los gustos.

Además, si tienes pensado conocer el entorno y recorrerlo, puedes encontrar una casa rural en el Pirineo Catalán entre las que tenemos disponibles. Seguro que alguna de ellas encaja en tus necesidades y en las de tus acompañantes.

Pueblos bonitos del Pirineo Catalán

Taüll

El pequeño pueblo de Taüll está ubicado en la comarca Alta Ribagorza, en pleno valle de Bohí. Solo son esto ya se puede tener una imagen de este paraíso enclavado en zona leridana de los Pirineos, pero si además se descubre que esconde un interesante patrimonio románico, el interés por visitarlo aumenta.

taull pirineo catalán

La iglesia de Sant Climent con su alto campanario de seis pisos y la iglesia de Santa María son dos joyas del arte románico catalán, por lo que son dos de los lugares que ver en el pirineo catalán que no te puedes perder. Desde lo alto de la primera se tienen las mejores vistas de la zona porque Taüll es uno de los mejores lugares del pirineo catalán que puedes visitar. Además, este entorno natural también proporciona la opción de organizar muchas actividades al aire libre.

Prullans

Prullans es uno de los pueblos más bonitos de los Pirineos Catalanes gracias, en gran parte, a sus impresionantes vistas a la Cerdanya, Lleida. Y es que este pequeñísimo municipio se encuentra al lado del Parque Natural Cadí-Moixeró y rodeado por las sierras de Sant Quintí y del Coronals.

Prullans Lleida

Además de su entorno natural, Prullans tiene un interesante patrimonio en el que destacan los dólmenes que atestiguan la presencia del hombre siglos atrás  (en Oren y en las cuevas d’Anes) y la iglesia de Sant Esteve de estilo románico.

Unha

La localidad leridana de Unha está situada en la comarca del Valle de Arán. Con sus más de 1200 metros de altitud, es el paraíso de los amantes de la nieve durante los meses de invierno.

Unha Lleida

Su bonito casco histórico está dominado por casas de piedra tan tradicionales en los pueblos de montaña catalanes. Además, se puede visitar la bonita iglesia parroquial de Santa Eulalia.

Camprodón

La provincia de Girona también tiene sus joyas en el Pirineo Catalán y una de ellas es el municipio de Camprodón que pertenece a la comarca del Ripollés. Su ubicación y extensión le hacen especial ya que está en un valle donde confluyen los ríos Ter y Ritort y anexiona las bonitas poblaciones de Beget, Freixenet y Rocabruna.

Camprodón Girona

A pesar de ser uno de los pueblos más grandes de la zona y contar con todo tipo de servicios, Camprodon ha conseguido mantener todo el encanto de un pueblo rural de montaña. Su lugar más característico es el puente Nuevo, pero también resulta interesante visitar el Museo Isaac Albéniz y la iglesia de Santa María.

Llívia

El municipio de Llívia está situado en la comarca de la Baja Cerdanya y pertenece a la provincia de Girona.  Es uno de los pueblos del Pirineo Catalán más curiosos, ya que gracias al Tratado de los Pirineos firmado en el siglo XVIII entre España y Francia, la localidad pertenece a Girona, pero está rodeado del territorio francés como se de una isla se tratase.

Llívia Lleida

Además de su bonito entorno, dentro del pueblo se puede visitar una iglesia gótica con estética de fortaleza y una de las farmacias más antiguas de Europa que actualmente alberga un museo.

Castellar de n’Hug

La provincia de Barcelona también tiene uno de los pueblos más bonitos del Pirineo Catalán, concretamente en la comarca del Bergadà. Este pequeño municipio conserva su aire tradicional en cada una de sus calles empedradas y en sus típicas casas catalanas.

Castellar de nHug

Además de por su encanto, Castellar de n’Hug es conocido porque en su territorio está el nacimiento del río Llobregat conocido como ‘Las Fuentes del Llobregat’, un paraje natural espectacular que se puede conocer a través de sus rutas de senderismo. Desde el pueblo se tienen vistas al Pedraforca, a Rasos de Peguera y a la sierra de Ensija.

Queralbs

La comarca gerundense de Ripollés tiene otro bonito pueblo que visitar en el Pirineo Catalán: Queralbs. Limita con la Cerdanya y con la comarca francesa de Conflent y es conocido por la impresionante iglesia de Queralbs de estilo románico del siglo X.

Queralbs Girona

Su precioso entorno natural es perfecto para los amantes del senderismo y para quienes buscan la tranquilidad y el encanto de un pueblo de montaña.

Vielha

Vielha es la capital de la comarca leridana del Valle de Arán. Su casco histórico está plagado de bonitas casas medievales, aunque combina estilos artísticos gracias a la iglesia de San Miguel, gótica, o a la iglesia de San Martín de Aubert, románica. Pero son solo dos ejemplos, porque Vielha tiene infinidad de templos religiosos que visitar.

Vielha Pirineos

El entorno natural de Vielha es uno de los lugares imprescindibles que ver en el pirineo catalán, ya que tiene tanto que ofrecer que existen numerosas rutas que parten del mismo pueblo para conocer esos bonitos parajes entorno al río Garona, uno de los grandes ríos de Europa que nace en España y discurre principalmente por Francia.

Salardú

Junto a la localidad de Unha, nos encontramos con la localidad de Salardú que también pertenece al Valle de Arán. Fue una villa medieval fortificada pero, aunque actualmente apenas quedan restos, sí mantiene ese encanto tradicional.

Salardú Lleida

Su centro neurálgico es la plaza Mayor con una bonita fuente y la iglesia de Sant Andreu y el casco histórico se puede recorrer fácilmente a pie para respirar el aire fresco de la montaña.

Ribes de Freser

Ribes de Freser es la entrada al fantástico Vall de Núria, uno de los parajes naturales más importantes de Cataluña. De hecho, desde el mismo pueblo sale el tren que conduce al paradisiaco valle. Además, tiene un granófiro único en la comunidad, una roca que formaba parte del interior de la chimenea de un volcán.

Ribes de Freser Girona

El casco histórico de Ribes de Freser se desarrolló bajo la protección del castillo de San Pedro alrededor de la iglesia de Santa María, sus dos monumentos principales.

Deja un comentario