Blog » Rutas y Senderismo » Las 14 Mejores Rutas de Senderismo en el Pirineo Aragonés

Las 14 Mejores Rutas de Senderismo en el Pirineo Aragonés

El Pirineo Aragonés cuenta con infinidad de rutas de senderismo que recorren espectaculares parajes naturales que merecen la pena visitarlas por su impresionante orografía de la zona.

A continuación, te mostramos las rutas imprescindibles del Pirineo Aragonés donde poder descubrir los lugares más bonitos del Pirineo Oscense y que puedes realizar en familia o con amigos.

Las hay distintos niveles de dificultad y longitud para adaptarse a las necesidades de cada uno o al tiempo disponible. Además, si estás pensando en hacer alguna de estas rutas y excursiones en el Pirineo Aragonés, no dudes en consultar las casas rurales en el Pirineo Aragonés que tenemos disponibles.

Rutas de Senderismo en el Pirineo Aragonés

Aguas Tuertas

Una de las rutas por el Pirineo Aragonés más bonitas nos lleva hasta el ibón de Estanés y comienza en el valle de la Guarrinza. Para llegar, hay que ir hasta Oza por la Boca del Infierno, y seguir por una pista por el valle hasta una barrera donde se puede dejar el coche.

Valle de Aguas Tuertas Pirineo Aragonés

A partir de ese punto, la senda recorre 16 kilómetros en unas 4 horas. La pista de la Guarrinza pasa por el valle de carácter glaciar de Aguas Tuertas donde nace el río Aragón Subordán formando unos meandros. Al final del valle hay que cruzar el arroyo de la Rueda y seguir las indicaciones del GR-11 hasta el ibón de Estanés. La vuelta se realiza por la misma senda.

Ibón de Estanés

El ibón de Estanés, que limita con Francia, es uno de los más conocidos de la zona, la excursión perfecta. A él se puede llegar a través de diferentes rutas: desde Candanchú (14 kilómetros), desde el área de Sansenet (9 kilómetros) y desde el refugio de Lizara (17 kilómetros). Sin embargo, vamos a describir la más bonita, la que pasa por el valle de Aguas Tuertas (19 kilómetros).

Ibón de Estanés

El sendero comienza en el aparcamiento de Guarrinza y tras pasar por el valle se llega al dolmen de Aguas Tuertas. Por aquí se ve el zigzag del río Aragón Subordán hasta llegar al pedregoso puerto de Escalé para descender hasta el ibón. El regreso es por el mismo camino.

Ibón de Piedrafita

Uno de los mayores atractivos del valle de Tena en Huesca es el ibón de Piedrafita. Para llegar a él, existe una ruta de montaña en el Pirineo aragonés unos 6 kilómetros que se recorren en unas 2 horas sin mucha dificultad. Incluso en invierno con raquetas de nieve.

Ibón de Piedrafita

La senda parte del aparcamiento que hay junto al parque faunístico de Lacuniacha. El primer tramo de la pista lleva hasta el barranco del Boj que va directo al ibón de Piedrafita. La vuelta se realiza por la misma pista forestal.

Cola de Caballo

Esta es una de las rutas más populares que hacer en el Parque Nacional de Ordena y Monte Perdido, la que lleva hasta la cascada de Cola de Caballo pasando por las Gradas de Soaso. El camino, de poco más de 17 kilómetros, no tiene mucha dificultad y deja ver otros saltos de agua.

ruta senderismo Cola de Caballo Ordesa

Comienza dejando el coche en el aparcamiento de Torla y cogiendo un autobús que lleva hasta la pradera de Ordesa. Allí rápidamente se puede seguir el curso del río para llegar a las cascadas de Arripas, La Cueva y El Estrecho. Tras atravesar el bosque de hayas, aparecen las Gradas de Soaso que conducen hasta el circo glaciar de Soaso. Aquí el camino es llano hasta Cola de Caballo y para volver solo hay que deshacer los pasos.

Cañón de Añisclo

Esta ruta circular de unos 2 kilómetros permite recorrer la zona más bonita del cañón de Añisclo sin ninguna dificultad, por lo que es una de las excursiones fáciles en el Pirineo Aragonés y un paseo apto para todo el mundo que tiene 3 interesantes puntos.

cañón de Añisclo

El camino comienza en el aparcamiento habilitado en el pueblo de Escalona, donde hay que cruzar el puente medieval de San Úrbez. Tras recorrer el borde del desfiladero, se llega a la ermita de San Úrbez, un curioso templo incrustado en la roca. Después de descender hasta el cauce del río Aso con sus pozas, se llega al último punto, el molino de Aso, y luego al aparcamiento.

Llanos y cascada de Lalarri

En el valle de Pineta espera la cascada del río Cinca y los llanos de La Larri tras pasar por las cascadas de La Larri. Una ruta circular de unos 12 kilómetros en 4 horas que parte desde el aparcamiento del valle de Pineta.

Llanos y cascada de Lalarri

Tras 45 minutos de recorrido hay que atravesar un puente sobre el río Cinca y seguir la senda de la izquierda que conduce a la cascada del Cinca, la primera parada. Volviendo sobre los pasos hasta el puente, hay que tomar la senda hacia los llanos de La Larri que pasa antes por una serie de cascadas. El regreso tiene varios caminos, el mismo o el que lleva hasta la ermita de la Pineta junto al aparcamiento del comienzo.

Ibón de Plan o Basa la Mora

Esta es una de las rutas de senderismo más fáciles en el Pirineo aragonés. Son sus menos de 5 kilómetros que se recorren en una horita se puede contemplar un espectacular ibón, aunque también se puede empezar en el pueblo de Saravillo y ya serían unas 6 horas de ruta.

Ibón de plan

La versión corta comienza en el refugio de Lavasar y en solo 20 minutos por un camino llano se llega a uno de los ibones más bonitos de Aragón. Aquí se puede dar un paseo alrededor, comer o, simplemente, contemplar esta maravilla de la naturaleza. El regreso es igual de sencillo.

Forau d’Aiguallut

Esta es una de las rutas más accesibles de los Pirineos por uno de los parajes más bonitos del valle de Benasque. El sendero discurre por el interior del Parque Natural Posets-Maladeta y sus 4.5 kilómetros se recorren en unas 2 horas.

Forau de Aigualluts Pirineo Aragonés

Si quieres conocer todos los detalles de la ruta, dónde comienza, qué parajes se contemplan, su desnivel y mucho más, no dudes en consultar este post sobre el Forau de Aiguallut en el que puedes verlo todo paso a paso.

Ermitas y castillo de Samitier

El pequeño pueblo de Samitier, perteneciente al municipio de Aínsa, tiene un interesante conjunto religioso y militar sobre una roca con excelentes vistas al entorno. Estas construcciones se pueden visitar recorriendo un agradable sendero de unos 4 kilómetros (ida y vuelta) que no requiere más de 2 horas.

castillo de Samitier

Se comienza en el mismo pueblo, hay carteles informativos. Tras 20 minutos caminando se llega a una primera ermita, la de Waldesca, del siglo XVI y se puede visitar. Durante todo el camino se va viendo el embalse de Mediano hasta el mirador de los Estrechos de Entremon. El último tramo sube hasta el castillo y la ermita de San Emeterio y Celedonio, también visitables.

Pasarelas del Vero

Otro de los espacios naturales más bonitos de Huesca es el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Aquí se encuentra la localidad de Alquézar y el cañón del río Vero que se ha acondicionado para ser recorrido por medio de unas pasarelas.

Pasarelas del Vero

Este paseo de unos 4 kilómetros se hace en 2 horas, es apto para niños y cuesta 4€. También se puede visitar la cueva de Picamartillo antes de empezar. Eso sí, no es una ruta apta para gente con vértigo porque, aunque las pasarelas no están muy altas, puede dar algo de impresión.

Badinas de Pedruel

En plena sierra de Guara y en el valle de Rodellar, concretamente desde el pueblo de Bierge, nace una sencilla ruta de unos 7 kilómetros en total que se recorre en un par de horas.

badinas de pedruel

Siguiendo las indicaciones de la localidad, el tramo discurre por el cauce del río Alcanadre y pasa por el barranco de Barrasil, la ermita de la Trinidad y por el puente medieval de Pedruel. Eso hace que haya diferentes badinas en las que darse un baño, un plan aún más divertido.

Gorgas de San Julián

Estas gorgas son unas espectaculares y estrechas cavidades que, mediante una sencilla ruta de 5 kilómetros en menos de 2 horas, permiten ver el paisaje y el santuario rupestre de la ermita de San Julián en plena sierra de Guara.

gorgas de san Julián

El camino parte de la urbanización del Golf y tras pasar por el barranco de San Julián, hay que adentrarse en la gorga siguiendo las indicaciones a la ermita. Allí hay un curioso belén y unas impactantes cavidades formadas por la piedra que no dejan indiferente. La vuelta es por el mismo camino.

Ibones de Villamuerta

Esta excursión es muy sencilla y corta, aunque tiene un desnivel de unos 170 metros. Sus 3 kilómetros entre ida y vuelta se recorren en menos de 2 horas y están bastante menos masificados que otros que conducen también a ibones del Pirineo.

ibones de Villamuerta Benasque

La ruta comienza en el aparcamiento de la Besurta (en verano hay que dejar el coche antes y coger un autobús), en pleno valle de Benasque, y en tan solo 10 minutos se llega al ibón Inferior de Villamuerta. Al seguir el torrente de agua y rodear el ibón por la derecha, en otros 30 minutos se llega al ibón Alto de Villamuerta. El regreso se hace por la misma senda.

Senda de los Cazadores

La cascada de Cola de Caballo es uno de los monumentos naturales más populares del Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido. Para llegar hasta ella, una bonita forma es a través de la Senda de los cazadores, una ruta circular de 22 kilómetros en unas 7 horas o algo más.

senda de los cazadores ordesa

Parte de la pradera de Ordesa tras dejar el coche en el aparcamiento y subir en autobús. Después, hay que seguir las indicaciones del sendero, cuyo comienzo es bastante duro hasta el mirador de Calcilarruego. El resto de la senda discurre por la Faja de Pelay hasta la cascada. La vuelta se hace por el sendero GR-11 que pasa por las Gradas de Soaso hasta el punto de partida.

Mapa Rutas de Senderismo en el Pirineo Aragonés

Deja un comentario