Cascadas en Cantabria

Repartidas por toda la comunidad de Cantabria, encontramos numerosas cascadas en Cantabria donde disfrutar de la vista de unas atractivas cascadas y saltos de agua, todas ellas situadas en bellísimos entornos naturales y con un acceso que no entraña dificultades, es decir, que cualquier persona puede llevar a cabo independientemente de su edad o formación física.

Para quien tenga pensado visitar esta comunidad, te mostramos a continuación las cascadas más impresionantes que puedes visitar en Cantabria. Además si estás pensando en visitar esta zona, puedes mirar todas las casas rurales en Cantabria que tenemos disponibles.

Nacimiento del río Asón

El río Asón, al nacer, forma una espectacular cascada y, con ella, uno de los escenarios más hermosos de la comunidad cántabra. El nacimiento del Asón, río que discurre por los maravillosos parajes del Parque Natural de los Collados del Asón, tiene lugar en el término municipal de Soba, perteneciente a la comarca de Asón-Agüera y prácticamente lindando con las provincias de Burgos y Vizcaya.

Nacimiento del río Asón Cascada Cantabria

El recorrido desde el pueblo hasta la cascada es fácil, apto para todas las edades, siendo la distancia a recorrer de 7’5 km. Al nacer, el Asón cae por un pared rocosa y vertical, formando una cascada de uns 70 metros, lo que la convierte en la más alta de la comunidad.

En los alrededores de la cascada encontraremos varios miradores, siendo muy recomendable acercarse a alguno de ellos, ya que nos ofrecen unas vistas impactantes y espectaculares del valle.

Cascada del Tobazo

Esta atractiva cascada se encuentra en el término municipal de Valderredible, una localidad cántabra situada al sur de la comunidad, prácticamente lindando con las provincias castellano-leonesas de Burgos y Palencia. Forma parte de la comarca de Campoo-Los Valles.

En los alrededores de la localidad, en dirección hacia el municipio de Villaescusa y siguiendo el cauce del río Ebro, pronto veremos un paredón rocoso y vertical por el que, más o menos hacia la mitad de su ladera, cae la cascada, que surge de un sistema cárstico, a unos 100 metros por encima del río.

cascada del tobazo

Las aguas de esta cascada tienen la peculiaridad de que contienen un exceso de carbonatos. En la zona hay varias cuevas, algunas de las cuales eran usadas en épocas remotas por eremitas. El recorrido hasta la cascada es fácil, y aunque es un paraje precioso durante cualquier época del año, es recomendable ir en las estaciones de primavera o invierno, que es cuando la cascada lleva más agua y, por tanto, el escenario es más espectacular.

Cascadas de Lamiña

Este atractivo conjunto de saltos de agua, conocido con el nombre de Cascadas de Lamiña, se encuentran en el término municipal de la localidad cántabra de Barcenillas, una pedanía perteneciente al municipio de Ruente, del que dista unos 2 kilómetros.

La población se halla entre los bellos parajes del Valle de Cabuérniga, en la comarca de Saja-Nansa. A 4 km. de la misma encontraremos las cascadas. El recorrido es fácil, y tiene lugar por un agradable sendero muy bien señalizado.

cascadas de lamiña

Las cascadas se hallan en el cauce medio de un pequeño riachuelo de aguas nítidas, el Barcenillas, que discurre por un bellísimo entorno natural entre hayedos vertiendo algo más tarde sus aguas en el río Saja.

Las cascadas crean un escenario inolvidable, rodeadas de vegetación y formando sus aguas al caer una atractiva poza de aguas frías y cristalinas.

El Churrón de Borleña

Otra de las cascadas que encontramos en la comunidad de Cantabria es la que se encuentra en el término municipal de Borleña, una pequeña población cuyos vecinos no llegan al centenar, y que pertenece al municipio de Corvera de Toranzo, en plenos Valles Pasiegos.

El Churrón de Borleña

La cascada, conocida como el Churrón de Borleña, se encuentra a unos 2 km. de la localidad, siendo el trayecto fácil y muy agradable, ya que nos permite la contemplación de bellísimos parajes boscosos y de rincones con gran encanto en las riberas del río Pas.

Entre viejos árboles caídos y grandes rocas, y con una vegetación exuberante, podremos admirar esta hermosa cascada, cuyo escenario nos recordará alguna de las cascadas de la selva que vemos muchas veces por televisión.

 Cascadas del río Aján

Se trata de un conjunto de atractivas cascadas que podremos contemplar en el curso alto del rio Aján, en el primer tramo recorrido por sus aguas después de su nacimiento en las montañas pasiegas. Estos bellos parajes los encontraremos en el término municipal de Vega de Pas, una bonita localidad en la que viven unas 800 personas, perteneciente a la comarca de Pas-Miera.

cascadas del río aján

El trayecto hasta las cascadas es fácil, accesible para cualquier persona, y durante el mismo podremos admirar verdes parajes de gran belleza. Hemos de tener en cuenta que al salir de Vega de Pas deberemos coger la carretera que conduce al Puerto de Estacas, por la que deberemos transitar unos 2 km. para continuar andando, en un paseo agradable y que no entraña, como hemos dicho, dificultad alguna.

Al llegar a las cascadas el escenario es impresionante, un paraje paradisíaco que a veces pensamos que sólo existe en lejanos países. Las cristalinas aguas saltando entre la vegetación y las rocas, y formando al caer sus respectivas pozas, constituyen realmente un espectáculo inolvidable.

Es muy recomendable para quienes viajen a estas zonas para ver las cascadas, aprovechar para visitar también los pintorescos pueblos pasiegos, que suelen desprender un gran encanto,poseyendo algunos de ellos un patrimonio histórico de consideración. Otra recomendación es no dejar de degustar alguno de sus platos típicos, lo que podemos hacer en cualquiera de sus restaurantes. Entre dichos platos destacaremos el más representativo del valle del Pas, el cocido labiérnago. Tampoco debemos dejar de probar sus dos productos más típicos, los sobaos y las quesadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *