Comida típica de Salamanca

La gastronomía y comida típica de Salamanca destaca de manera especial por sus productos cárnicos, ya sean las carnes procedentes de las ganaderías que se crían en sus dehesas y pastizales, o sus exquisitos y prestigiosos embutidos derivados del cerdo. Tal como suele suceder en las zonas en que las temperaturas son bajas, el recetario de esta provincia se compone de platos fuertes y contundentes, para ayudar a combatir los fríos y duros inviernos.

A continuación te mostramos los productos y platos típicos de Salamanca, que forman parte de su gastronomía y recetario tradicional. Además, si tienes pensado visitar la provincia de Salamanca, puedes alojarte en una de las casas rurales en Salamanca que tenemos disponibles.

Platos típicos de Salamanca

Hornazo

El hornazo, pese a ser un plato típico de varias zonas de España, es uno de los más populares de la provincia de Salamanca, muy representativo de su gastronomía.

Hornazo salamanca

El plato, que presenta pequeñas diferencias según la zona geográfica en la que se elabore, consiste básicamente en una empanada rellena de productos cárnicos. En el caso de Salamanca, los ingredientes que componen dicho relleno son el jamón, el lomo y el chorizo, pudiendo llevar también huevo duro. Estos productos son cocinados en el horno, al mismo tiempo que la masa de pan que los cubre.

El hornazo fue en su origen, como ocurre con un gran número de platos típicos, una comida propia de los pastores, aunque muy pronto se convirtió en la receta tradicional de los llamados Lunes de Aguas, una festividad que se celebra en la provincia de Salamanca el lunes siguiente al de Pascua, en el que las familias suelen reunirse para pasar el día en el campo.

Chanfaina

La chanfaina es un plato típico de muchas zonas de España. Exceptuando algunas de ellas como la comunidad catalana y la valenciana, en las cuales se trata de una guarnición que sirve para acompañar otros productos, y que se hace con pimientos y berenjenas, en el resto de nuestra geografía es una receta cuyos principales ingredientes son la carne de cordero, guindillas, ajo, laurel, cebolla, sangre cocida y casquería, aunque admite una gran variedad de distintos productos, dependiendo de la zona geográfica.

chanfaina salamanca

En el caso de Salamanca se distingue por estar condimentada con comino, que le da un sabor muy característico, y por añadir a los ingredientes básicos el huevo duro picado y el arroz.

Rosquillas de Ledesma

Este exquisito dulce, como su nombre nos indica, es típico de la localidad salmantina de Ledesma, situada en la comarca del mismo nombre, Tierra de Ledesma, a 35 km. de la capital provincial, la ciudad de Salamanca.

rosquillas de ledesma

Lo que da mayor peculiaridad a estas rosquillas es su tamaño, ya que son muy pequeñas, midiendo tan sólo de diámetro unos 2 centímetros, y de textura compacta y dura.

Se elaboran manualmente, para lo cual se forma una masa con harina, huevos, manteca y azúcar, que será horneada posteriormente.

Jamón de Guijuelo

El municipio de Guijuelo se ubica al sureste de la provincia de Salamanca, a más de 1000 metros de altitud sobre el nivel del mar, y formando parte de la comarca de Salvatierra. Es muy conocido por la gran calidad y prestigio de sus embutidos ibéricos, de manera especial por sus jamones.

Jamon Guijuelo

Cabe remarcar que se trata de jamones la mayoría de los cuales proceden de otras tierras, sobre todo de las dehesas de comunidades como la extremeña o la andaluza, cuya curación se lleva a cabo en estas tierras salmantinas debido a que su clima seco y de temperaturas bajas es idóneo para ello.

En Guijuelo se puede visitar además el Museo de la Industria Chacinera, que nos acerca al mundo del cerdo ibérico con interesantes visitas guiadas.

Farinato

El farinato es un embutido derivado del cerdo, muy típico de la provincia de Salamanca, así como de otras zonas de la comunidad castellano-leonesa.

Los principales ingredientes que se usan en la elaboración del farinato son la manteca de cerdo, la cebolla y la miga de pan. A ellos se añaden una serie de condimentos, como ajo, comino, pimentón, aguardiente, anís en grano, sal y aceite de oliva. Su color es rojizo, tirando a una tonalidad teja, y suele tener forma de media herradura.

Farinato salamanca

Aunque puede tomarse a la plancha o en bocadillo, se suele consumir frito acompañado de huevos fritos, untándolo con la yema.

Bollo maimón

El bollo maimón es un dulce típico de la provincia de Salamanca, aunque es también muy popular en otras zonas de la comunidad de Castilla y León, especialmente las provincias de Zamora y León, y, en este último caso, de la comarca de La Maragatería. No se sabe con certeza el origen de este dulce, ya que, aunque muchos defienden su procedencia árabe, muchos otros sostienen que es un legado judío.

Bollo Maimón Salamanca

Se trata de un bizcocho en forma de rosca, con una masa esponjosa, que se elabora con harina, huevos, azúcar, aguardiente y ralladura de cáscara de limón. Aunque los hay de distintas medidas, generalmente tienen un tamaño de unos 20 cm. de diámetro y unos 12 cm. de altura.

En muchas pastelerías de Salamanca podemos encontrar siempre este tentador dulce, aunque tradicionalmente se suele consumir sobre todo en algunas fiestas religiosas y en las bodas.

Carne de Morucha

Se trata de una carne de una gran calidad, típica de la provincia de Salamanca, procedente de ternera perteneciente a la llamada raza morucha, que se cría en sus dehesas y pastizales a base de una alimentación natural. Tiene Indicación Geográfica Protegida de Salamanca, hallándose en su capital provincial el Consejo Regulador de la misma.

carne morucha

La carne de morucha se caracteriza por su jugosidad y su aroma, y en cuanto a su color posee una tonalidad entre rosado y rojo.

Lentejas de la Armuña

Estas prestigiosas legumbres proceden, como su nombre nos indica, de la comarca salmantina de La Armuña, situada al norte de la provincia. Están amparadas con Indicación Geográfica Protegida Lenteja de la Armuña.

Lentejas Armuña

Se trata de unas lentejas de textura muy fina, que no se despellejan al cocer, dejando un caldo muy claro, lo cual es indicativo de la buena calidad de la legumbre.

Son lentejas más bien grandes, que pueden llegar a los 9 mm. de diámetro, de color verde claro, muchas veces algo jaspeado. A la hora de adquirirlas, y para evitar confusiones, hemos de tener en cuenta que las lentejas de La Armuña sólo las encontraremos envasadas y, por tanto, con indicación de su origen, ya que está prohibida su venta a granel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *