Blog » Gastronomía » Comida típica de Castilla y León

Comida típica de Castilla y León

La gastronomía y comida típica de Castilla y León se caracteriza y es conocida por su amplia variedad y, como no, por la calidad de los productos y las materias primas de la zona. Al ser una zona donde predomina la ganadería y con un clima frío en invierno, predominan los guisos y los asados con carnes. En los restaurantes y bares de la zona es común probar todos estos manjares.

Todas las recetas y platos castellanos se elaboran de manera muy casera y tradicional, con paciencia y cariño. Cada familia recrea las recetas a su manera, con sus trucos secretos, pero los ingredientes principales siempre coinciden y las combinaciones con acertadas.

A continuación, te contamos los platos y recetas de comida típica de Castilla y León y los productos más populares de la cocina tradicional castellana que deberías probar si visitas alguna de sus provincias.

Platos típicos de Castilla y León

Cochinillo de Segovia

Segovia es la provincia de los asados, carnes preparadas durante horas en típicos hornos artesanos de leña. Sin duda, el pato más tradicional es el cochinillo y se puede encontrar en casi cualquier restaurante de la provincia, especialmente bajo encargo.

comida típica Castilla y León

Tradicionalmente se coloca el cochinillo de espaldas sobre una cazuela de barro con agua y manteca. Se hornea lentamente, durante unas 3 horas, para que la piel quede crujiente y el interior tierno. Al servirlo, se suele sustituir el cuchillo por un plato al partirlo para que quede patente la jugosidad de la carne.

Chuletón de Ávila

Las carnes de la provincia de Ávila son muy conocidas en todo el país y no te puedes ir de Ávila sin probarla. Eso sí, es esencial que esté bien preparado, si es en una buena parrilla mejor y, por supuesto, por alguien que sepa tratar la pieza y darle el punto.

chuletón de Ávila

Lo más habitual es que sea de ternera, pero encontrarás la opción de elegir un chuletón de vaca o de buey. No le hacen falta aderezos, solo sal, aunque hay quien de añade tomillo para darle un toque especial. Lo más importante es que vayas con hambre o dispuesto a compartir porque algunos chuletones de Ávila pueden superar el kilo de peso.

Sopa Castellana

La sopa castellana es también un plato de origen humilde, procedente de los antiguos pastores de las tierras de Castilla, y que ha ido pasando de generación en generación. Es uno de los platos más populares de la gastronomía de Castilla y León.

sopa castellana

Se trata de una sencilla sopa de ajo, que se elabora con ajos y pan, que se sofríen juntamente con un poco de jamón, una pizca de pimentón y un poco de aceite de oliva. Se echa todo en una olla con agua hirviendo, a la que se añade un poco de perejil y sal. Para acabar se cascan unos huevos y se echan con cuidado de que no se rompan. Se deja hervir todo durante 10 minutos más y ya se puede servir, procurando que esté muy caliente.

Morcilla de Burgos

Un clásico de la gastronomía es la morcilla de Burgos, no solo hay que ir a probarla, también es típico comprarla para degustarla en casa. Este producto tradicional se elabora tras la matanza con sangre de cerdo, cebolla y arroz.

Morcilla de Burgos

Sí, hay quien la prefiere sin arroz y quien no quiere cebolla, pero la receta tradicional es la que es. Lo mejor es que, como el chuletón de Ávila, no necesita acompañamientos, aunque una buena hogaza de pan nunca viene mal. También se puede añadir a cualquier guiso y siempre queda bien.

Botillo de León

El botillo de León es el plato estrella de la comarca leonesa de El Bierzo. Acorde con el clima tan duro durante los meses de invierno, este guiso es lo suficientemente contundente para aportar calorías y no faltar en ninguna celebración.

Botillo Bierzo León

La receta tradicional consiste en cocer y guisar lentamente costillas y rabo de cerdo con aderezos y especias como el pimentón y los ajos. Se pueden añadir otras carnes como lengua, espinazo, carrillera, etc. para añadir sabor y arroz o ponerlo en hojaldre para variar el plato.

Hornazo de Salamanca

Pasear por la ciudad de Salamanca significa encontrarse en cada panadería y comercio de alimentación con hornazos, uno de los platos típicos de la provincia. Nace como comida de pastores cuando marchaban con el ganado al monte, de hay su contundencia para ese duro trabajo.

Hornazo Salamanca Castilla León

El hornazo de Salamanca es una especie de empanada rellena de jamón, chorizo o lomo. La masa se elabora de forma casera, al igual que su contenido de carne o embutido, para después hornear la preparación. Habitualmente se come frío, como un bocadillo.

Torreznos de Soria

Ahora vamos a Soria para conocer sus ricos torreznos. Esta elaboración solo tiene un ingrediente y un paso: freír el tocino con su piel hasta que quede crujiente y dorado.

Torreznos de Soria

Es una tapa o un aperitivo imprescindible en cada bar y restaurante de la provincia de Soria. En algunas ocasiones, los torreznos son el acompañamiento de otros platos más elaborados. Si se visita Soria, no hay que irse sin probarlos.

Lechazo asado

Muy parecido al cochinillo de Segovia, el lechazo es un asado típico de Castilla y León, pero especialmente de Palencia y Valladolid.

Lechazo Asado Castilla y León

El lechazo es la cría de la oveja que todavía mama, una carne muy tierna y rica. Se coloca en una bandeja de barro y se unta con un majado de ajo, manteca, agua y zumo de limón. Durante su cocción en el horno de leña, se sigue regando con el majado para que no se seque y quede crujiente por fuera y blando por dentro.

Judiones de la Granja

El judión de la Granja es una variedad de judía blanca de gran tamaño que se cultiva en el Real Sitio de San Ildefonso, municipio de la provincia de Segovia. La preparación de esta variedad ha dado lugar guiso típico de la zona que no falta en casi ningún restaurante. De hecho, estas judías se venden normalmente para que se pueda preparar en casa.

Judiones de la Granja

Las judías se cuecen lentamente con sus sacramentos (chorizo, oreja, morcilla) y con sus aderezos (pimentón, ajo, cebolla). Puede parecer un plato común de judías blancas, pero la peculiaridad es esa variedad que se deshace tras el guiso.

Arroz a la zamorana

Otra elaboración contundente pero que cambia su ingrediente principal: el arroz. Este arroz que se prepara en Zamora es un plato seco que incluye productos de la matanza y pimentón.

arroz zamorana

La preparación consiste en un sofrito de verduras al que se añade arroz y carne de la matanza, principalmente las zonas cartilaginosas del cerdo como son las manitas y las orejas. El color tan característico lo aporta el pimentón y este arroz zamorano es una de las comidas típicas de Castilla y León.

Cocido maragato

Terminamos esta apetecible lista de las comidas típicas de Castilla y León que tienes que probar con el cocido maragato. Su nombre se debe a la comarca de la Maragatería de donde es típico, en la provincia de León. De nuevo nos encontramos un plato calórico con el que se alimentaba a los trabajadores del campo en una sola comida que fuese suficiente para todo el día.

Cocido Maragato

Como se podría intuir, consta de los pasos de otros cocidos: sopa, verdura, garbanzos y carne. Sin embargo, su peculiaridad es que esos ‘vuelcos’ se sirven al revés que otros como el cocido madrileño. En el cocido maragato se comen primero las carnes, luego las verduras y los garbanzos y se termina con la sopa.

Después de todos estos platos, ¿Cuánta hambre te ha entrado y cuántas ganas tienes de visitar Castilla y León para probar sus platos típicos?

Deja un comentario