Pueblos abandonados en Toledo

Una de las provincia en España en la que podemos encontrar algunos pueblos abandonados es Toledo, donde encontramos algunas localidades de calles silenciosas que nos llenan de nostalgia al pasear por ellas, mientras contemplamos los restos de edificaciones en otras épocas llenas de vida y ruido.

A continuación te mostramos cuatro  pueblos abandonados en Toledo que han vivido este éxodo de sus habitantes, y que vale la pena acercarse a ver, ya que seguramente va a suponer para nosotros una experiencia única. Si estas pensando en visitar alguno de estos pueblos abandonados en Toledo, puedes alojarte en una de las casas rurales en Toledo que tenemos disponibles.

Caudilla

Uno de estos pueblos abandonados es Caudilla, situado en la comarca de Torrijos, a 564 metros de altitud sobre el nivel del mar y a 34 km. de la capital provincial, la ciudad de Toledo. La localidad se ubica entre la Cañada Segoviana y la Cañada Real, las dos más importantes de nuestra geografía.

Caudilla era una población cuyos habitantes vivían básicamente de las labores agrícolas, y podemos afirmar que lo que acabó con ella fue la mecanización del campo, que hizo que los vecinos fueran marchando hacia otros lugares con más perspectivas laborales, hasta quedar vacío a principios de la década de los 70, convirtiéndose en un pueblo fantasma.

caudilla toledo

En sus calles abandonadas podemos ver actualmente su Iglesia de Santa María de los Reyes, muy bien conservada, si bien es cierto que tuvo que ser tapiada para evitar los destrozos en su interior. Poseía un valioso retablo, que fue trasladado a la iglesia de la cercana localidad de Menasalbas, mientras que el resto de objetos de valor que contenía eran repartidos por otros templos de la zona.

Además de sus maltrechas casas, podemos observar aún paseando por sus silenciosas calles el edificio en el cual, en la primea planta, se alojaba la escuela, mientras que en la planta superior se alojaba el Consistorio. También, aunque en estado de ruinas, se puede contemplar su antiguo castillo y los lavaderos públicos.

Jumela

Jumela es un pueblo toledano abandonado, que se encuentra situado en el término municipal de Menasalbas, perteneciente también, al igual que el anterior, a la comarca de los Montes de Toledo.

Jumela fue antaño una floreciente localidad fundada en el siglo XII, lo cual significa que era una de las más antiguas de la comarca. De hecho, llegó a tener, ya a mediados del siglo XVI, un censo de más de 500 vecinos.

jumela toledo

Si nos acercamos hasta Jumela podremos ver aún los restos de su iglesia, construida en el siglo XIV. Se encuentra bien conservada su torre, en la que podremos observar una especie de saeteras que hacen de tragaluces. También quedan en pie sus cuatro paredes, y junto a ellas una antigua vivienda en la que habitaba el cura de la localidad.

Como curiosidad, cabe saber que en el pueblo hay unas cercas para el ganado, que fueron hechas con las piedras de las antiguas casas.

Oreja

Oreja es otro de los pueblos abandonados de la provincia de Toledo. Se sitúa en la comarca de la Mesa de Ocaña,  dentro del término municipal de Ontígola, encima de unos riscos y a orillas del río Tajo. Su origen se encuentra en los antiguos asentamientos romanos, cuando ese pueblo fundó una villa conocida con el nombre de Aurelia, que posteriormente se convertiría en Oreja.

Fueron varios los factores que contribuyeron a que el pueblo se convirtiera en un pueblo abandonado, entre ellos el envejecimiento de la población, el no llegar servicios tan básicos como el agua y la luz o la dificultad en las comunicaciones. Todo ello hizo que los habitantes del pueblo fueran marchando poco a poco, hasta dejarlo abandonado en el año 1959.

castillo de oreja

El pueblo lo componían 14 viviendas, todas ellas de dos plantas y con un patio interior, predispuestas en forma de U. De ellas quedan actualmente sus restos, y a 300 metros de ellos podemos ver el antiguo cementerio de Oreja, así como lo que queda de su castillo musulmán, junto al cual hay algunos aljibes.

Otra de las edificaciones que el viajero que llega a esta población puede contemplar es la vieja ermita consagrada a la Asunción de Nuestra Señora, que sirve todavía de punto de encuentro para los antiguos habitantes de Oreja, ya que junto a ella celebran su romería anual el día 15 de agosto, en honor a esta virgen, cocinando en sus antiguas casas aquéllos a quienes aún les resulta posible.

Corralnuevo

Corralnuevo, perteneciente al municipio de Gálvez, del cual le separa una distancia de 4 km, es un pueblo abandonado que forma parte de la comarca de los Montes de Toledo, situándose al sur de dicha provincia.

Corralnuevo no es una de las poblaciones que se convirtieron en pueblos fantasma debido al éxodo de sus vecinos en busca de mejores oportunidades, sino que en este caso la despoblación, que tuvo lugar en el siglo XVII, se debió a la llegada de diversas plagas, que obligaron también a quienes habitaban el lugar a tener que emprender rumbo hacia otras tierras.

Aún hoy podemos ver los restos de sus viviendas, así como tres de las cuatro torres, aunque ya en muy mal estado, que quedan de su antiguo castillo, construido en el siglo XII. También se puede observar junto al pueblo, en la pequeña colina conocida como cerro de Santa Brígida, unos restos, cimientos incluidos, que se supone pertenecieron a la antigua ermita dedicada a dicha santa.

Como hecho curioso, cabe comentar que las viviendas del nuevo poblado de Corralnuevo fueron construidas con piedras procedentes de la parte del castillo que falta, que fue desmontado para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *