Blog » Naturaleza » Dónde buscar setas en Cuenca

Dónde buscar setas en Cuenca

Durante el otoño comienza la temporada para recoger setas en Cuenca, una provincia donde podemos encontrar una gran variedad de hongos y setas como el níscalo, la senderuela, la seta de cardo, la colmenilla, el pie violeta o el champiñón silvestre entre otras y que lo convierten en un verdadero paraíso para los buscadores.

A continuación, te recomendamos los mejores lugares de la provincia de Cuenca donde poder recoger setas y poder pasar un día en el campo y volver con nuestra cesta llena de deliciosas setas que luego podremos cocinar.

Zonas de setas en Cuenca

Serranía de Cuenca

La Serranía de Cuenca es un pulmón natural con unas condiciones climáticas muy adecuadas para la aparición de setas. En sus más de 70 mil hectáreas de extensión, se pueden realizar rutas a pie entre localidades como Arcos de la Sierra, Beamud, Huélamo, Las Majadas, Portilla, Tragacete, Uña, Valdemeca, Villalba de la Sierra, Zafrilla, Beteta, Masegosa. En estos senderos, se encuentran todo tipo de setas.

Merece la pena tener en cuenta que, si se producen tormentas en verano, en septiembre ya puedes encontrar diversas variedades de setas en estas tierras. Además, no hay que olvidar que es un espacio natural de gran belleza, por lo que la experiencia de un día de recogida es completa.

Sierra de Valdemeca

La Sierra de Valdemeca es una de las visitas obligadas para los amantes de las setas. Eso sí, debes tener en cuenta que debes solicitar permiso y pagar una pequeña tasa para poder recoger setas en este coto. Este permiso lo podemos adquirir en el Ayuntamiento, los bares de la localidad o la tienda del pueblo. De esta manera, se intenta preservar la integridad del entorno natural. Además, se establece un máximo de recolección de 7 kg de setas por persona y día.

A cambio, se consigue que puedas disfrutar de un coto en perfectas condiciones, en el que se cuida el sustrato y se garantiza que no sea pasto de personas que buscan ganarse la vida con la recolección de setas.

Serranía Media

En los alrededores de la Huerta del Marquesado, Valdecabras, Palomera, Buenache de la Sierra y Los Palancares – en plena Serranía Media de Cuenca – puedes encontrarte también diferentes variedades de setas. Los diversos bosques de pinos y otras variedades son el escenario perfecto para tus rutas de senderismo y recogida de hongos.

Sierra de Cabrejas

La zona de la Sierra de Cabrejas junto con la zona de Jábaga y el Pinar de Jábaga, Cólliga, Colliguilla  son algunos de las zonas donde podemos recoger setas en los pinares y montes de su alrededor. Se trata de una zona tranquila, llena de pinares y con numerosas variedades de hongos.

Campichuelo

Esta comarca se encuentra muy cerca de la capital de Cuenca. Cuenta con 17 núcleos de población, como Sotos y Mariana, que se distribuyen entre las sierras de Bascuñana y Majadas. En este entorno se encuentran bosques de pinos, robles y fresnos, en los que abundan diversos tipos de setas.

Manchuela conquense

Esta comarca se encuentra al sureste de Cuenca, en el límite con Albacete y Valencia. Está formada por localidades tan conocidas como Almodóvar del Pinar, Monteagudo y Motilla del Palancar. Se encuentra entre las hoces de los ríos Júcar y Cabriel. Su entorno natural es de gran valor ecológico y te permite disfrutar de paisajes de gran belleza, además de ser una zona propicia para la recogida de setas.

¿Qué setas puedes encontrar en Cuenca?

De entre las muchas variedades de setas que se pueden encontrar en la provincia de Cuenca, algunas de las más populares son las siguientes:

Níscalo

níscalo cuenca

El níscalo o robellón es una de las setas más abundantes en la provincia de Cuenca. Aparece en otoño en pinares y bosques mixtos. Se caracteriza por su pie corto y ahuecado, su sombrero de entre 4 y 16 cm de diámetro, y su color anaranjado. Su carne es densa y compacta y su olor suave con un punto dulzón.

Esta seta se puede cocinar en guisos, pero también es deliciosa a la plancha con aceite, ajo y perejil.

Boletus Edulis

Boletus edulis

El Boletus edulis es una seta comestible que también podemos encontrar en los bosques conquenses, principalmente en las zonas mas altas de la Serranía y en la zona de Valdemeca. Esta seta suele encontrarse en los pinares. Su carne es muy apreciada, y se comercializa tanto fresco como seco.

La seta, cuya forma se asemeja a un tapón de cava, tiene un sombrero pardo oscuro, y el pie robusto y de color marrón claro o blanco. Se puede cocinar de muchas maneras, aunque suele usarse para hacer conservas, tanto de aceite como de vinagre.

Champiñón Silvestre

champiñón silvestre cuenca

Esta seta tiene un pequeño sombrero convexo y de color blanco, aunque en algunas ocasiones puede tener un tono grisáceo y ocre. Su pie es cilíndrico y se separa fácilmente del sombrero. Aparece tanto en primavera como en otoño, y es propio de zonas en las que hay campos abonados por el ganado. Su carne es espesa y consistente, y su sabor es dulce.

Colmenilla

Colmenilla Cuenca

La colmenilla es una seta con forma de ciprés, superficie rugosa y color oscuro. Su textura cartilaginosa la hace adecuada como acompañamiento a todo tipo de platos. Exteriormente, se identifica por su tronco de color blanquecino, la forma ovalada del sombrero y una longitud de entre 6 y 10 cm de altura.

Una de las características de esta seta es que puede encontrarse en todo tipo de hábitats, desde prados a bosques mediterráneos y montañas. Aparece sobre todo en primavera, aunque se usa especialmente en su versión desecada.

Pie Violeta

Pie Violeta Cuenca

El pie violeta es una seta de sombrero convexo y un diámetro hasta 12 cm. Sus láminas son entre blancas y de color crema según su punto de maduración. Destaca especialmente por su sombrero corto y con su característico color violeta, que la hace fácilmente reconocible.

Es habitual encontrar esta seta en prados y bosques durante los meses de otoño, y es de buena comestibilidad, especialmente por su aroma afrutado y dulce.

Senderuela

Senderuela

La senderuela es una de las primeras setas que aparecen. De hecho, puede darse desde primavera hasta noviembre. Se caracteriza por su pequeño sombrero de color pardo, su pie largo y fino, y su esporada blanca.

Es habitual encontrar las senderuelas en campos abiertos, formando círculos o medias lunas entre las hierbas. Raramente se encuentra una sola. Destaca por ser muy versátil en la cocina y poder incorporarse a numerosos platos.

Seta de Cardo

Seta de Cardo

Esta seta es muy aromática y sabrosa, por lo que es muy habitual su uso en cocina. Se encuentra sobre todo en el centro de España. Su sombrero es liso y no muy grande, y su color depende del clima. De esta manera, puede ir del marrón oscuro al ocre. El pie de la seta de cardo es corto, curvado y no está hueco.

El sabor de esta seta es suave, dulce y de fácil digestión. Por esta razón, es muy apreciada en gastronomía.

Además, si estás pensado en pasar unos días en la provincia de Cuenca buscando setas y disfrutando de la micología, puedes mirar todas las casas rurales en Cuenca donde poder alojarte.

 

Deja un comentario